Viaje a la revolución americana. Las sinuosas calles de Boston hablan constantemente del papel de esta ciudad como cuna de la revolución americana, pero también de una sociedad progresista y siempre a la última.

Por todas partes se encuentran monumentos, museos, entornos de vanguardia y referencias culturales. Allí está la famosa universidad de Harvard, algunos de los mejores museos americanos y también el famoso Freedom Trail que lleva por los lugares más emblemáticos de la ciudad.

1. Trinity Church y Back Bay

La pieza central de Copley Square es esta iglesia, obra maestra de la arquitectura americana. La Trinity Church está en Back Bay, la zona con los cafés y escaparates más modernos de Boston, la mejor zona para ver gente –Newbury St– y su arquitectura más elegante, en Copley Sq. En su día fue una marisma inhabitable, pero a finales del s. XIX se adaptó para crear un barrio residencial de magníficas casas victorianas y nobles plazas públicas.

2. Biblioteca Pública de Boston

En la misma zona, en Copley Square, esta biblioteca es un auténtico “templo de las letras”, inspirada en un palacio renacentista italiano. Las puertas de bronce de Daniel Chester French se abren a una biblioteca repleta de hermosas obras. Una sugerencia para tomar un tentempié entre libros: el Map Room Cafe, en la misma biblioteca.

3. Paseo por la moda en Back Bay

Es el paseo de los diseñadores, la referencia de las tiendas más modernas y el diseño local de Boston. Unos cuantos diseñadores forman parte del emergente escenario de la moda bostoniana y aportan un estilo único, práctico y maravilloso. Newbury St ofrece moda creada por bostonianos para bostonianos.

4. Kenmore Sq y Fenway: arte y fútbol

Para conocer las instituciones culturales más queridas de Boston hay que ir a los barrios de Kenmore Sq y Fenway. Los amantes de las discotecas y el béisbol van a las calles que rodean Fenway Park, y los aficionados al arte y a la cultura a las instituciones artísticas de la Avenue of the Arts (también llamada Huntington Ave).

Aquí está por ejemplo el famoso Museum of Fine Arts, un enciclopédico museo de arte, cuya joya es la fantástica ala dedicada al arte americano, en la que destacan bostonianos como Copley y Sargent.

En la misma zona está el Isabella Stewart Gardner Museum, un magnífico palacio de estilo veneciano lleno a rebosar, con casi dos mil piezas de incalculable valor, en su mayoría europeas, como extraordinarios tapices y cuadros del Renacimiento italiano o neerlandeses del siglo XVII. El patio acristalado de cuatro plantas es una obra de arte y un oasis de paz que vale por sí solo el precio de la entrada.

El Fenway Park es el estadio de béisbol más antiguo de América, hogar del amado Boston Red Sox y sede de incontables hazañas fracasos sucedidos el siglo pasado.

5. Harvard, la universidad

Harvard es la universidad más famosa y antigua de América (se fundó en 1636). Está en Cambridge, una ciudad independiente que se extiende a lo largo de la orilla norte del río Charles, con dos distinguidas universidades, algunos puntos de interés histórico y un sinfín de atracciones artísticas y culturales. En Harvard Sq hay restaurantes, bares y discotecas, que rivalizan con sus homólogas situadas al otro lado del río.

Harvard Yard es la parte más antigua de la Universidad de Harvard, su corazón geográfico e histórico. Sus edificios de ladrillo rojo cubiertos de hiedra rezuman academicismo. La original Harvard Square está llena de pubs y cafés, librerías y tiendas de discos, músicos y artistas callejeros, mendigos y catedráticos; exuda energía, creatividad y disconformidad, y se concentra por entero en un puñado de calles entre la universidad y el río.

Los licenciados de Harvard se quejan de que ha perdido su ambiente, pues las cadenas nacionales han engullido sus antiguos comercios independientes. Pero la plaza sigue siendo un lugar con mucho ambiente, con un lado artístico y original.

6. New England Aquarium

Es una de las grandes atracciones de la ciudad. Tras su renovación y ampliación, el acuario tiene hoy un pabellón exterior de mamíferos marinos, un tanque interactivo con rayas y tiburones y otro oceánico de tres plantas. Muchas exposiciones paralelas exploran la vida y el hábitat de otras rarezas subacuáticas, así como de pingüinos y mamíferos marinos.

7. Boston Harbor Islands

El puerto de Boston tiene 34 islas, muchas abiertas para hacer senderismo, observar aves, pescar y nadar. Las islas tienen diversos ecosistemas, desde playas de arena, rocosos acantilados y pantanos de agua dulce y salada hasta senderos forestales, y están a solo 45 min del centro. Son uno de los destinos naturales más destacados de la ciudad.

8. Institute of Contemporary Art

Boston se está convirtiendo en un destacado centro de arte contemporáneo en este s. XXI. Cientos de miles de visitantes acuden a la imponente sede del Institute of Contemporary Art (ICA). El edificio mismo es ya una obra de arte, una espectacular estructura de cristal suspendida sobre el agua. Su luminoso y amplio interior acoge presentaciones multimedia, programas educativos y estudios. Pero lo más importante es que es la sede de su colección permanente de arte del siglo XXI.

9. El Freedom Trail

La mejor introducción al Boston revolucionario es el Freedom Trail, un sendero de ladrillo rojo que recorre 16 puntos de interés que dieron a Boston su estatus de “cuna de la libertad americana”. El sendero, de 3,8 km, va desde Boston Common a Bunker Hill pero, pese a su nombre, cubre mucho más que la historia revolucionaria, pues pasa por varios de los puntos de interés más emblemáticos de Boston y por lugares donde la ciudad prosperó después de la revolución. El parque público más antiguo de América (Boston Common), la Massachusetts State House (en la cima de la ciudad), la Iglesia de Park St., el cementerio de Granary, donde reposan muchas figuras históricas y la King’s Chapel o la primera escuela pública de América son algunos de los hitos.

10. Cultura italiana en el North End

Al pasear por el laberinto de angostas calles del North End se verá a los más mayores discutiendo apasionadamente en italiano y jugando al bocce en el parque; merece la pena entrar en los ristoranti y enoteche (vinaterías) que pueblan las calles principales.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR