Hay costumbres que pasan de generación en generación, mientras que hay otros que se adquieren por pereza o por sabiduría. ¿Qué debe tener en cuenta a la hora de hacer compras para que realmente ahorre como quisiera? FP le cuenta.

Diariamente siempre estamos siendo bombardeados por mucha información que, generalmente, nos incita a consumir y a comprar. Por eso, puede ser un poco complicado dejar de ser impulsivo, o incluso “sentimentalista” y hay que saber realmente cuándo una promoción es una promoción, no sólo por ver el letrero de descuentos.

Y aunque para muchos puede tratarse de simplemente ir a la tienda y ya, hacer compras a veces requiere de ciertas habilidades y capacidades cuando la meta es comprar de forma inteligente y ahorrativa, es decir, porque realmente se necesite y que realmente evite que gastemos más de lo que debiéramos.

Hoy en día ya no basta tener solamente cupones de descuento o estar pendiente de los días de promociones de ciertos alimentos. Hay que establecer pautas y estrategias que realmente le ayuden a crear hábitos coherentes con sus ingresos, su estilo de vida y sus proyecciones a futuro.

• En cuanto a cuentas:

Así le suene a cliché, tener un presupuesto definido, le ayudará a ahorrar bastante porque hace que sus compras tengan un límite y que usted se obligue a no pasarse de él y no llevar lo que no es necesario. Escriba una lista, ya sea porque va a hacer mercado o porque va a comprarle ropa a sus hijos, frente, ponga los precios estimados que puede llegar a tener el producto y totalice.

Otro truco es el que propone Dorethia Conner, asesor financiero, autor del libro “Money Chat”, expuesto en una publicación de Money de US News, sugiere que llevar esa lista es un recordatorio concreto, sumado a llevar la cantidad de dinero estimada que no le permita gastar más. Ir tachando mientras va comprando, lo hará sentir tranquilo y nunca se pasará de lo que tiene pensado comprar y gastar.

• En cuanto a tiempos:

No sólo de cuánto pueda demorarse haciendo ciertas compras, sino también la frecuencia y los días que vaya a hacerlas. Establezca un cronograma que le permita organizar su agenda durante el mes, estableciendo los días más convenientes para hacer compras de frutas, verduras, carnes o productos de aseo; así como las del hogar o de ropa. Una vez usted tenga este hábito se acostumbrará a no ser compulsivo en sus compras y a ser mucho más organizado con su presupuesto mensual.

• En cuanto a descuentos:

Verifique que realmente lo sean y aproveche al máximo todos esos cupones que puede encontrar en su directorio telefónico, en los recibos de servicios o, incluso, por internet. Pero así mismo, haga una selección cuidadosa de las tiendas a las que va a ir, aprenda a diferenciar temporadas de promociones y vaya directo a los productos que estén en liquidación o de los que haya una sobreoferta.

Además, aproveche las ventajas de ser cliente frecuente o las afiliaciones. Por lo general, como forma de fidelizar clientes, siempre ofrecen descuentos particulares a sus “favoritos”.

• En cuanto a ropa:

Nunca se dirija a comprar ropa sin antes ver qué tiene en su armario. Este tipo de adquisiciones son de las que más tiene que tener precaución, ya que pueden ser un gran hoyo para el presupuesto de su mes, especialmente, porque la mayoría de ellas no se hacen por necesidad sino por la motivación de la moda y, quizás, los descuentos. Así, no duplique en su armario lo que ya tiene

• En cuanto a lugares:

Hay cosas que definitivamente es mejor comprarlas en sitios especializados para evitar fraudes e inconvenientes con los productos, pero la otra gran mayoría puede hacerse de una forma mucho más fácil y tranquila y que la gente poco acostumbra: a través de internet. La publicación de US News también destaca esta opción por considerarla como aquella que permite mantener mejor un control sobre lo que va a comprar. Además, evita cualquier tipo de distracción que sí tendría en cualquier supermercado o almacén que visitaría. Este es un hábito más eficiente e inteligente.

• En cuanto a cantidades:

Un buen comprador se caracteriza por ser ahorrador y conocer muy bien las características de lo que compra, teniendo una atención particular por los precios. Es un hábito muy útil es empezar a conocer el mercado, tener una referencia básica de los precios para así, luego, empezar a saber cuándo algo está caro o barato.

Según RD, esto implica también tener un conocimiento de saber si en ocasiones puede salir más económico llevar por docenas que hacerlo por productos individuales, con lo cual puede tener un ahorro sorprendente a final de mes.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR