Usted sabe que se está metiendo en deudas y situaciones complicadas para sus finanzas cuando gasta más de lo que no puede, cuando adquiere créditos con altas tasas de interés o cuando no puede ahorrar. Pero resulta que las crisis económicas no sólo provienen de todo lo que usted es consciente que hace.

Por eso es importante que todo aquello que afecte la administración de su dinero (ingresos, gastos o nuevas responsabilidades económicas) usted le haga un minucioso estudio, con el fin de determinar si realmente son convenientes para su bolsillo o si, por el contrario, quizás pueden afectarlo más de lo que piensa.

Siendo así, aquí le mencionamos algunos de esos sucesos o productos que realmente pueden hacerlo preocupar por dinero, sin que usted hubiera sido totalmente consciente de ello:

  • Nuevo trabajo

Aunque usted considere que un aumento de su salario y que mejores condiciones laborales pueden llegar a ser la solución de sus problemas (sobretodo, los económicos), no puede resultar tan cierto. De acuerdo con Money de US News, un impulso a sus ingresos suele ir acompañado de un gran impulso en el gasto.

Por un lado, puede ser con el fin de sentirse un poco más al nivel del cargo al que llega o porque ahora siente que puede darse posibilidades que antes no. Por ejemplo, la mayoría de mujeres puede querer también un cambio de estilo en su vestuario, lo que implique un gasto; mientras los hombres podrán interesarse en comprar el carro que habían querido.

Con esto, lo que sucede, es que la disponibilidad del dinero es mayor y la gran mayoría de personas que reciben aumentos o ascienden, no continúan con el mismo nivel de vida que llevaban antes (porque en vez de ahorrar, ahora se permiten más gastos que antes no se daban). Y, con esto, suele haber nuevas responsabilidades crediticias: desde una tarjeta hasta nuevos créditos de consumo.

  • Construir historia crediticia

Claro, la vida crediticia es esa carta de presentación que le permite demostrarle a las entidades financieras que usted es una ‘buena paga’. Muchas personas consideran compras a crédito o las tarjetas como las alternativas más viables pero, con ello, no significa que TENGAN QUE estar endeudados.

Esto sucede especialmente con los jóvenes quienes, con el fin de empezar su vida crediticia adquieren deudas y que tienen que atenerse a los plazos y condiciones que las entidades o comercios les han dado. Pero, si tienen el dinero, ¿por qué deciden esperar tanto tiempo para pagar? Su respuesta puede ser “porque así estoy creando historia crediticia” y, aunque es cierto, no es del todo beneficioso.

Según la web Life with amission puede ser una alternativa que usted inicie adquiriendo deudas, pero no por ello tiene que endeudarse durante mucho tiempo. Si toma una tarjeta, no la use. Si toma un crédito, entre más rápido lo pague, mejor.

  • Dinero inesperado

Esto puede estar relacionado con que si a usted le llega un dinero que no esperaba puede considerar: comprar lo que ha querido comprar, guardarlo como parte de ahorro o pagar una deuda pendiente. Gran parte de la población opta por la primera alternativa pero, el problema está en que a veces ese dinero extra no es suficiente como lo esperaban y necesitan poner ‘unos pesos de más’ para hacer la compra.

Y, ¿cómo lo hace? Pagando con la tarjeta de crédito o adquiriendo una nueva deuda. Esto va con la sensación de siempre querer tener más y, aunque no les sucede a todos, puede ser un poco complicado para quienes les pasa por primera vez. Recuerde que todo dinero que no esperaba tener, lo más conveniente, es destinarlo a las otras dos opciones: ahorrar o pagar deudas.

  • Celular nuevo

Aunque hoy en día estos aparatos se han convertido en parte de la vida diaria, complacerse en comprar el celular que tanto quiere y con esas características particulares, puede traerle problemas de dinero. Por un lado, puede que usted, con el fin de adquirirlo más barato, opte por un contrato con su operador móvil. Y aunque actualmente en Colombia son dos contratos los que se firman (uno para la financiación del equipo y otro con el plan celular), puede traerle la sorpresa de que el trato no haya resultado tan conveniente como pensaba.

¿Por qué? Porque puede que usted se dé cuenta de que el plan que adquirió le sale bastante caro y que puede llegar a perder los beneficios de descuentos o de promoción al adquirir el celular, si llega a disminuir su plan. Entonces, a final de mes resulta con más minutos de los que usa, más gigas de navegación de las que consume y una pequeña deuda adicional.

  • Contar con dinero que no tiene

Quizá una de las más tontas pero también más recurrentes: hay personas a quienes les prometen un ascenso o el pago de una deuda y, con el sólo hecho de que se los digan, creen que ya cuentan con ese dinero. Incluso, también suele suceder en las épocas de vacaciones, cuando las empresas pagan a sus empleados las respectivas primas.

Entonces, compran con la tarjeta de crédito, adquieren nuevas deudas o compran más de lo que pensaban porque creen que ese dinero llegará pero, ¿y si no? Significará que tendrán que ‘tapar un hueco abriendo otro’, es decir, tomar nueva deuda para cubrir la anterior o pedir al banco que le modifiquen las condiciones de pago, haciendo todo más caro.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR