Hemos escuchado en muchas oportunidades: “Nuestro principal enemigo, es el yo” Y no hay nada más cierto que ello. En infinitas ocasiones somos nosotros mismos los que nos ponemos obstáculos y pruebas para llegar a nuestros objetivos.

¿Y cuál es el principal objetivo que perseguimos todos los seres humanos?

    Ser felices.

Pero es totalmente cierto que a veces somos nosotros mismos los que nos impedimos ser felices.

Es por esto que te traemos las 5 excusas que usamos conscientes o inconscientemente que nos limitan de la felicidad. Reconócelas y libérate de ellas para ser feliz. ¿No es lo que quieres?

  1. “Lo dejaré para el siguiente año” Es un mal hábito posponer todo para después. Con la excusa de que tienes todo el tiempo del mundo, sueles ir atrasando planes y metas que pueden hacerte feliz. ¿Quieres una novia? Pues comienza a buscarla. ¿Quieres saltar en paracaídas? ¡Ve y hazlo! La vida es una sola. ¡Atrévete!
  2. “No lo voy a lograr” El miedo a perder es normal en todos los seres humanos, pero no dejes que eso te límite. No te sientas mal si fallas, todos cometemos errores. Si no estas seguro de algo, pide ayuda o busca la mejor manera de resolverlo. No dejes que el temor a fallar te impida hacer cosas que te hagan feliz.
  3. “No tengo tiempo” Por mas ocupado que estés, siempre hay tiempo para hacer lo que te gusta. Solo organízate y administra tu tiempo. Haz una lista de tus prioridades y tomate un momento para ser feliz. No dejes que el trabajo o las responsabilidades absorban todas tus energías. Relájate y disfruta.
  4. “Sencillamente no es para mí” Por culpa de una baja autoestima podemos llegar a pensar que no merecemos algo o que no esta hecho para nosotros. Piensa, ¿realmente es lo que quieres? Si respondes sí, entonces ve y compra aquello que puede hacerte feliz o práctica eso que tanto quieres.
  5. “No lo necesito” Inconscientemente llegamos a limitarnos de muchas cosas solo por pensar que no lo necesitamos, cuando es todo lo contrario. Si crees que algo puede hacerte sentir bien y ayudarte a salir del estrés, ve y hazlo. No lo sabrás hasta que lo intentes.

Siempre tomate un tiempo para pensar en lo que puede ser tu felicidad. No seas tu quien te impida alcanzar lo que tanto deseas. Rompe paradigmas. ¡Atrévete! Piensa en grande y luego ve por ello.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR