Tú, ¿cuáles errores financieros cometes con mayor frecuencia? A continuación, te presentamos los más comunes y cómo corregirlos para que tu economía personal se transforme.

1. No sabes cuánto ganas o gastas

Si no sabes cuánto dinero entra ni sale de tu cuenta de banco cada mes, prepárate para el desastre: deuda y tarjetas sobregiradas producto de gastar de más. Son matemáticas simples: si gastas más de lo que ganas sin detenerte a pensarlo siquiera y no destinas una parte de tu presupuesto al ahorro, irremediablemente vas a terminar endeudado y sin dinero para emergencias.

¿Cómo corregirlo? Lleva el control de tus gastos. Hay muchísimas aplicaciones hoy día para saber cuánto entra y cuánto sale de tu cuenta, como Mint, LearnVest o Wally. Una hoja de Excel o aún papel y lápiz pueden hacer el trabajo si prefieres. Saber cuánto dinero necesitas para sustentar tu estilo de vida es básico.

2. Debes en tu tarjeta de crédito

Las deudas en tu tarjeta de crédito pueden caer en dos categorías: buenas y malas.

Las deudas buenas son producto de invertir en tu futuro, como comprar una casa o un crédito educativo. Las deudas malas, con sus típicas tasas de interés altísimas, no te ayudan a construir riqueza ni adquirir activos.

¿Cómo corregirlo? Has del pago de la deuda en tu tarjeta de crédito tu prioridad. Por las altas tasas de interés, tiene el potencial de crecer hasta quedar fuera de tu control, costándote muchísimo más de lo que pudiste llegar imaginar.

3. Te estresa el dinero

¿Te estresas por dinero y te sientes culpable por cuánto gastas? Es producto de vivir al día, o mejor dicho “vivir a la quincena” o al pago mensual.

¿Cómo corregirlo? Identifica qué es lo que te estresa: ¿no tienes suficiente para llevar a cabo tus pagos mensuales?, ¿no has podido darte un gusto desde hace meses?, ¿temes tener que trabajar para siempre porque no tienes fondos para el retiro? Actúa para contrarrestar ese miedo. Busca un mejor trabajo, mejora tu desempeño y pide un aumento, maneja mejor tus presupuestos. La clave está en hacer algo al respecto.

4. No conoces tu historial crediticio ni sabes en dónde encontrarlo

Tu historial crediticio es un indicador de confianza para las empresas de servicios financieros; es decir, entre mejor sea, más probable es que te autoricen un préstamo personal o una tarjeta de crédito. Cobra mucha más importancia cuando te das cuenta de que tu historial crediticio es el responsable de que puedas conseguir un crédito automotriz o un préstamo para una casa. ¿Cuándo fue la última vez que lo revisaste?

¿Cómo corregirlo? Acude a entidades como el Buró de Crédito para que te den a conocer tu historial. Puedes revisarlo de manera gratuita una vez al año.

5. Piensas que aprender sobre finanzas personales es aburrido

Si piensas que aprender sobre finanzas es aburrido, probablemente no lo estás haciendo. ¿Cuánto sabes sobre ahorro para el retiro o presupuestos efectivos?, ¿vives quincena a quincena?, ¿sabes por qué? Siempre puedes mejorar.

¿Cómo corregirlo? La información está ahí, lo único que tienes que hacer es buscarla. Puedes encontrarla en internet, libros, revistas o hasta podcasts. Encuentra el medio que mejor funcione para ti y reanuda o comienza tu educación financiera.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR