Aumento de peso, aumento en la presión sanguínea y los niveles de colesterol, mayor riesgo de padecer diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas -y la lista sigue creciendo- son algunos de los efectos negativos del azúcar.

Aunque algunos expertos recomiendan reducir tu consumo de azúcar con el tiempo, la nutricionista registrada Carole Bartolotto cree que reducirlo del todo es la mejor forma de pasar por una desintoxicación.

Pero, al igual que las drogas más adictivas, bajar el consumo de azúcar conduce a la abstinencia y a los antojos, lo que requiere de un verdadero proceso de desintoxicación para dejarlo.

Los científicos han encontrado que el azúcar es adictivo y estimula los mismos centros del cerebro que la cocaína o la heroína. No es poco común que sientas que eres un desastre más o menos un día después de haber iniciado la desintoxicación de azúcar.

Bartolotto le pidió a 20 personas de las instalaciones de Kaiser Permanente en California que redujeran todos los azúcares añadidos y los endulzantes artificiales durante dos semanas. Como resultado, su tolerancia por ese sabor dulce cambió por completo. Una increíble cantidad del 95% de los sujetos informaron que las comidas y bebidas que solían consumir ahora sabían aún más dulces. Más de la mitad informó que los intensos antojos se terminaron luego de dos o tres días, y el 87% ya no sentía los efectos de la abstinencia después del día seis.

Otra ventaja de la desintoxicación: vuelves a “configurar” tu paladar, dice Bartolotto. No solo necesitarás menos azúcar para sentirte satisfecho (la cantidad recomendada es seis cucharaditas al día en el caso de las mujeres y nueve para los hombres), apreciarás más los sabores de la comida, dice.

Life by DailyBurn te presenta 5 maneras para combatir tu adicción al azúcar y llegar al otro lado de tu desintoxicación:

1. Substituye los dulces por fruta entera

La fruta contiene fructosa, la cual se metaboliza de manera distinta que las gomitas de oso… y aún así es un gusto satisfactorio. Pero ten cuidado de restringir el consumo a unas cuantas porciones al día. Comer demasiado ha sido vinculado al aumento de grasa abdominal, lo que incrementa tu riesgo de padecer diabetes tipo 2. Además, no consumas demasiadas uvas o cerezas, las cuales tienen un alto contenido de azúcar, dice Bartolotto. Algunos pacientes no pueden parar de comerlas, dice.

2. Deshazte de los endulzantes artificiales

Aunque se sabe que las gaseosas de dieta y la goma de mascar sin azúcar han ayudado a que muchas personas que están a dieta pasen por un momento difícil, Bartolotto aconseja reducir el aspartamo, la sucralosa, la sacarina —incluso la stevia— ya que grandes cantidades de estas sustancias pueden hacer que desees algo dulce. “En realidad cambia tu paladar, así que necesitas más y más para sentirte satisfecho”, dice. Quizá esta es la razón por la que este estudio de Purdue encontró un vínculo entre un aumento en el consumo de las sustancias falsas, y un aumento de peso.

3. Limpia la casa

Eso significa deshacerse de todo tipo de tentaciones azucaradas en la casa y en el trabajo (entre ellas ese viejo dulce de Halloween). “No podemos encontrar todos los ambientes en los que nos encontramos, pero queremos controlar los que sí podamos”, explica Adam Gilbert, un guía de pérdida de peso que fundó el programa My Body Tutor. “No nos dan puntos extra por tener fuerza de voluntad como la de un héroe”.

4. Crea un plan de respaldo

Si las ansias por comer azúcar se tornan incontrolables, piensa proactivamente sobre que tipo de distracción te podría ayudar a superarlas. “Come a pedazo de fruta. Sal a caminar. Escucha algo de música Llama o envíale un mensaje de texto a un amigo. Lee un artículo divertido”, sugiere Gilbert. “Saber qué vamos a hacer antes de tiempo es lo que hace la diferencia”.

5. Controla tus niveles de magnesio

¿Tienes antojo de chocolate en particular? Las investigaciones muestran que esta reacción puede ser particularmente común entre las personas con deficiencia del mineral magnesio (pídele al doctor que revise tus niveles). Evita los antojos al comer suficientes verduras ricas en magnesio, tofu, legumbres y nueces. (Dale un vistazo a esta lista).

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR