Nadie escapa a la posibilidad de hacerse una pequeña pero dolorosa ampolla en la piel. Si tus zapatos o el uso de alguna herramienta te sacaron ampollas y estas buscando alivio, aquí te presentamos algunos remedios naturales que seguramente tienes al alcance de la alacena y que pueden ayudarte a minimizar las molestias y acelerar su curación.

Una ampolla es una pequeña bolsa de piel levantada e inflamada (hinchada) con un líquido claro en su interior. Las ampollas se forman en las manos y los pies debido al rozamiento y la presión, por ejemplo, te pueden salir ampollas en los pies el primer día que te pones unos zapatos incómodos, que no son de tu número o que no se adaptan bien a la forma de tu pie. No ponerte guantes protectores para usar un martillo, una sierra, o alguna otra herramienta que implique un rozamiento constante también puede provocarte una ampolla.

La Fundación Nemours, refiere que las ampollas generalmente solo necesitan tiempo para curarse solas, deben mantenerse limpias y secas y evitar ejercer presión o rozamiento sobre el área afectada. El cuidado médico de las ampollas solo es necesario si hay infección. Esto es más probable que ocurra si se perforó, rompió o se abrió la piel sobre la ampolla.

#1 Agua con sal

Un buen remedio para acabar con las ampollas en sumergir los pies o el área afectada en agua caliente mezclada con abundante sal. El agua de sal te ayudará a desinfectar la lesión y eliminar las bacterias que podrían provocar una posible infección. Además, estimula la circulación y acelera el proceso de renovación celular.

#2 Poderoso ajo

El ajo se ha utilizado durante siglos con fines medicinales, es considerado el rey de los antibióticos naturales y sus propiedades antibacterianas son ideales para proteger las ampollas de una infección, además de que ayuda a la regeneración celular, aunque debes usarlo con cuidado, ya que puede irritar la piel. Simplemente tienes que pelar un diente de ajo y frotarlo en la zona afectada, o bien sujetarlo contra la ampolla con la ayuda de una gasa durante unos 5 o 10 minutos.

#3 Milagroso aloe vera

La sábila o aloe vera es uno de los remedios naturales más recomendados por la sabiduría popular. Por su poder cicatrizante y de profunda penetración en la piel, es una de las plantas más usadas en la cosmética e ideal cuando de ampollas se trata. Sus propiedades hidratantes ayudarán a una más rápida curación y a reducir la inflamación de la ampolla. El jugo del aloe vera se obtiene simplemente cortando la hoja de la planta, tanto transversal como longitudinalmente. Aplica ese gel acuoso directamente sobre el área afectada.

#4 Medicinal caléndula

La caléndula es una planta a la que se le confiere gran valor medicinal. Aplicar pomada de caléndula o algún producto a base de esta planta puede ser una excelente opción para combatir las ampollas. Un estudio del Centro Médico de la Universidad de Maryland mostró que la aplicación de caléndula acelera la curación de heridas, toda vez que estimula la epitelización (acción natural de curación dérmica) y ayuda a producir colágeno.

#5 Vinagre de manzana

Los antiguos griegos usaban el vinagre para cicatrizar heridas y como antibiótico. Su aplicación tópica es uno de los remedios caseros más usados por las abuelas para limpiar las heridas y eliminar las bacterias gracias al poder antiséptico del ácido acético que contiene, por lo que podría ayudarte a prevenir la infección una vez que la ampolla aparece. Siempre mezcla el vinagre con agua cuando lo apliques tópicamente.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR