La semana pasada se inauguró el primer centro de medicina de precisión en América Latina, el cual trabajará en la investigación y diagnóstico de cáncer desde el área de la biotecnología en Chile. Es una de las mejores noticias para los pacientes con cáncer y para las futuras generaciones que lo podrían contraer.

La apuesta para el proyecto fue grande. La Corporación de Fomento de la Producción de Chile (CORFO) entregó un subsidio de US$7 millones para el funcionamiento del centro y la compañía Pfizer US$14 millones, para un total de US$21 millones.

El centro se concentrará en su primera etapa en validar nuevas tecnologías de diagnóstico molecular de cáncer, más sensibles y menos invasivas, basadas en la Secuenciación Genética de última Generación (NGS, por su sigla en inglés). Este nuevo método diagnóstico se enfocará en el cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Con motivo de esta buena nueva para la ciencia y la medicina de la región, Semana.com habló con el doctor Andrés Cardona para que ilustre cuál es el panorama del cáncer en el país. El doctor Cardona estudió medicina en la Universidad del Rosario y luego realizó una especialización en epidemiología de la misma institución. Tiene posgrados en medicina interna, oncología clínica y epidemiología relacionada con el cáncer dirigida hacia el desarrollo de ensayos clínicos.

Además, es miembro del Instituto de Oncología de la Fundación Santa Fe de Bogotá y es profesor asociado en la Universidad El Bosque y la Universidad de los Andes, Facultades de Medicina (Bogotá, Colombia), entre otras actividades y reconocimientos.

Semana.com: ¿Por qué pese a los avances de la ciencia y la tecnología usted afirma que “el mundo se está muriendo de cáncer”?

Andrés Cardona: Porque ha habido una modificación poblacional muy grande y cada vez envejecemos más, eso hace que tengamos un mayor riesgo de cáncer. Me explico: Cada vez que envejecemos como raza humana, nuestros genes también envejecen. En este proceso nuestros cromosomas pierden unas cápsulas que se llaman telómenos, donde hay información muy valiosa que nos protege contra los errores de nuestros propios genes. Así se van acumulando múltiples agresiones externas que pueden llevar a predisponer a enfermedades donde nacen células malignas que se reproducen, se expanden y no se mueren. Lo que hacemos con los medicamentos más modernos es tratar de evitar eso.

En pocas palabras, la población está aumentando, estamos cambiando nuestros patrones de vida y estamos envejeciendo más. Una cosa es que haya muchos casos de cáncer, que es lo que va a ocurrir, y otra cosa es cuántos de ellos vamos a controlar. Esperemos que ambos vayan para arriba.

Semana.com: ¿Qué se debe mejorar del sistema de salud para prevenir y tratar el cáncer?

A. C.: Poder identificar bien a los pacientes que tienen el mayor beneficio para recibir las intervenciones novedosas y los medicamentos que están dirigidos a blancos específicos. Lo ideal es poder identificar y hacer una buena evaluación de los genes de esos pacientes. También hace falta tener más acceso y de manera más expedita a los medicamentos de última generación; que haya modelos donde haya una visión de riesgo compartido entre quienes toman las decisiones sobre cuales pacientes se benefician y entre quienes proporcionan el medicamento. Y que el sistema tenga mayor celeridad para la utilización de los medicamentos.

Semana.com: ¿El cáncer se puede prevenir?

A. C.: Algunos sí.

Semana.com: ¿Cuáles?

A. C.: Por ejemplo, el cáncer de piel: la exposición a la radiación ultravioleta aumenta el riesgo de tener melanoma. O el cáncer gástrico: si tiene un consumo muy elevado de alimentos con nitrosaminas, tendrá más riesgo. Por nombrar dos que son muy comunes.

Semana.com: ¿Puede darnos un par de sugerencias simples para prevenir el cáncer?

A. C.: Tener una vida sana. Las dietas sanas sin duda generan menor riesgo de cáncer. Esto implica disminuir el consumo de grasas poliinsaturadas, de carbohidratos refinados y aumentar el consumo de fibra, frutas y hacer ejercicio. También tener una mínima exposición ambiental y no fumar.

Semana.com: ¿Cuáles son las cifras del cáncer en Colombia?

A. C.: A grandes rasgos: hay 60.000 casos nuevos por año; 130.000 prevalentes, es decir, que vienen con la enfermedad desde atrás; y la relación incidencia moralidad, esto es, cuántos de los que se diagnostican se mueren es más o menos de una cuarta parte.

Los más recurrentes son los cánceres de seno, cuello uterino, el gástrico, de pulmón, recto, páncreas y colon.

Semana.com: ¿Cómo se relaciona la edad con el cáncer?

A. C.: Los niños son una minoría, las personas mayores de 65 años son la gran mayoría.

Semana.com: ¿Cómo está la situación del cáncer en Colombia desde lo institucional?

A. C.: Creo que el Gobierno ha hecho esfuerzos importantes en materia de prevención y promoción, especialmente con algunos tumores que han sido muy prevalentes en nuestro medio, como el caso del cáncer de cuello uterino. La prevención del cáncer de seno también ha tenido una evolución importante y favorable.

Semana.com: ¿Cuál es el mayor desafío que tiene la ciencia para combatir del cáncer?

A. C.: Evitar que existan las metástasis. Sabemos por qué se dan, pero no hemos podido evitarlas. Si pudiéramos hacerlo, todas serían enfermedades tempranas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR