El ejercicio podría disminuir el riesgo a desarrollar cáncer, o al menos eso es lo quiere demostrar un estudio del Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal.

Se dice que el ejercicio reduce en 22% la mortalidad en pacientes con cáncer de próstata, aumenta en 6% su esperanza de vida y reduce drásticamente la fatiga, las náuseas, las citopenias (disminución del número de células, especialmente las sanguíneas), la metástasis (propagación del cáncer a otras zonas del cuerpo) y la depresión.

Con un total de 900 hombres, procedentes de todo el mundo, con este tipo de cáncer en estado avanzado, comenzarán nuevas investigaciones. Procederán de la siguiente manera: todos seguirán sus tratamientos, pero la mitad tendrá apoyo y solo se les podrán dar recomendaciones sobre el ejercicio adecuado para ellos y la otra mitad tendrán sesiones programadas de ejercicio intenso.

Los resultados se podrán comprobar a través de biopsias musculares y análisis de sangre, estas deberían ser distintas entre los dos grupos de voluntarios. También serán apoyados por mejoras físicas que los pacientes podrán dar a través de sus testimonios. Los resultados serán mostrados en el American Society of Clinical Oncology (ASCO) en Chicago, según el jefe de la investigación, Fred Saad.

Este estudio podría ser cierto gracias a estudios anteriores que daban resultados positivos sobre la mejoría de las personas con cáncer que hacían ejercicio con normalidad.

Resultados positivos de este estudio podrían ser beneficiosos para toda la sociedad, ya que con eso se podría concientizar a la gente y reducir esta enfermedad en el mundo, además de aumentar la calidad de las personas, no solo reduciendo la probabilidad de tener cáncer sino también de otras enfermedades crónico-degenerativas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR