Odiados por todos, pero no solo por ser molestos, sino también por aparecer en los momentos más inoportunos. Los barros son un problema frecuente en la mayoría de las personas y pueden llegar a ser una verdadera pesadilla si te brota alguno cuando tienes un evento especial, y si decides exprimirlo solo empeorarás todo; una marca roja aparecerá en tu rostro y no se ira en una semana como mínimo.

Sin embargo, ese no es el único problema que puede causar al reventarse un barro, hay otras razones que podrían helarte la piel.

Ser propenso a una infección

Aunque no lo creas, se puede catalogar a la piel como la principal barrera contra las infecciones, es por eso que es importante desinfectar una herida justo después de habérsela causado y mantenerla limpia hasta el día que sane por completo. Si tenemos en cuenta lo anterior, al exprimir un barro hacemos un hueco en esa barrera.

La Academia Americana de Dermatología (AAD) recomienda no exprimir los barros y mucho menos con las manos, ya que estas contienen inimaginable número de bacterias, virus y células muertas que podrían infectarte.

Te espera una gran venganza

Tal vez tú ya te hayas percatado de esto, y es que después de exprimir un grano aparecerá uno más grande y más visible. Los Servicios de Educación de Salud de la Universidad de Georgetown reportan:poco después de reventar un grano, éste reaparecerá, frecuentemente más rojo e irritado, esto sucede ya que la piel se inflama y a que el grano se reagrupa, formando uno más grande y con una peor apariencia, además de que puede sangrar y que durará más en tu rostro que si lo hubieras dejado desaparecer solo.

Enfermedades graves

Una serie de enfermedades pueden aparecer después de “deshacerte” de un grano. Al presionar tu piel puedes dañarla, causando dermatitis (Inflamación de la dermis). Otra enfermedad común es la neurodermatitis, que ocasiona un desgaste en las fibras de colágeno, aunque muchos expertos consideran a esta una enfermedad psicosomática (Una enfermedad causada por estrés, tensión, cambios radicales en el modo de vida y emociones).

La dermatóloga Cynthia Bailey afirma que al reventar un grano podrías ser propenso a sufrir una trombosis del seno cavernoso. Esta rara enfermedad es causada por el pus en el grano, infectando los vasos sanguíneos y, a través de ellos, llegar a la capa más profunda de la piel. Una vez llegado a este punto se puede esparcir por todo el cerebro causando daño neuronal y si no se trata a tiempo, la muerte.

Causar cicatrices

El ultimo problema tal vez sea la razón por la cual te decidas por completo no volverte a tocar un grano. Todos los posibles daños anteriores no causan problemas físicos, algo que no ocurre con las cicatrices y debes tener en mente que este tipo de cicatrices son las más difíciles de ocultar o, mínimo, de disimular.

Así que cada vez que tengas el impulso de exprimir un barro recuerda el daño que le harás a tu rostro y lo triste que será ver a futuro las marcas de tu poco control.

Estas son algunas razones por las cuales debes de dejar de recurrir a esta práctica para “eliminar” a los granos, solo ten presente que es algo natural y que les sucede a todos; además desaparecerá rápidamente. Un último consejo para disminuir la aparición de estos es llevar una dieta equilibrada y sin muchas grasas, así tendrás una piel libre de impurezas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR