El mundialmente reconocido parque de Yellowstone, emblema natural de Estados Unidos y hogar del adorado Oso Yogui, comienza a sentir los embates de su popularidad, y es que entre los ya casi cuatro millones de visitantes que anualmente recibe, y los desarrollos urbanísticos que crecen a sus alrededores, el único y sensible ecosistema de Yellowstone podría verse en peligro inminente, hecho que está alarmando tanto a sus cuidadores como a los biólogos que en él hacen investigaciones y a sus naturales y respetuosos habitantes de la reserva de Wind River, quienes han coexistido por miles de años en perfecta armonía con la naturaleza particular de esta zona que ya no logra verse protegida de tanto impacto ambiental que producen sus constantes visitantes y pretenciosos vecinos.

Yellowstone fue decretado parque nacional por el Congreso de Estados Unidos el 1 de marzo de 1872, por lo que está catalogado como el parque nacional más antiguo del mundo, la imperiosa necesidad de establecer medidas de control y protección sobre sus 8.983 km2, fue impulsada por las características naturales tan particulares que en él se manifiestan.

El Lago Yellowstone y el supervolcán que en el parque se encuentran, también presentan magnitudes que les hacen meritorios del primer lugar en sus clasificaciones, quienes junto a las espléndidas calderas repletas de Géiseres, son los atractivos que se encuentran más en la mira de sus visitantes, quienes buscan poder deleitarse con las maravillas de sus fuentes termales, las cuales concentran a la mayoría de éstas en todo el mundo.

La amenaza permanente que vive el parque Yellowstone 1La biodiversidad de Yellowstone es tan rica y variada que aún queda mucho por descubrirse, y es que las peculiares variaciones climáticas y geológicas de este maravilloso parque, brindan la oportunidad de un hogar propicio para todos, desde bacterias extremófilas hasta grande mamíferos, convirtiéndose en una fuente inagotable de información para la comprensión sobre la evolución y desarrollo de la vida, así como del sustento que esta ha tenido a través de los milenios de nuestro planeta, uno de los motivos que ha de ser comprendido por todos, para la garantía de la preservación de las condiciones naturales de Yellowstone.

Por otro lado, no vendría nada mal recordar que el parque y sus alrededores son una fuente incontrolable de picaduras de garrapatas y los estragos que pueden ocasionar en la salud el contraer la enfermedad de Lyme o una Ehrlichiosis, tal vez así se les pase una fiebre por otra y desistan en su mayoría de ir a destrozar los pocos espacios que se han logrado preservar.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR