pandas apareándose

En parte, su bajo nivel de libido es el causante de la perturbadora disminución de esta especie en el mundo. Un aviso ubicado en el centro de investigación y crianza de pandas gigantes (Chengdu Research Base of Giant Panda Breeding), en la provincia de Sichuan, en China, dice: “Salvar al panda gigante de la extinción es una situación de máxima urgencia”.

Pero estos osos no la sienten.

¿Por qué su desinterés por aparearse?

Científicos chinos han estudiado este cuestionamiento durante décadas con el propósito de encontrar soluciones que fomenten su apareamiento. China es la dueña de todos los osos pandas del mundo, incluso de las pocas especies que han nacido en otros países: crías provenientes de padres que han alquilado a zoológicos en otros países por considerables sumas de dinero.

La propia biología de estos animales junto con otros factores ambientales y de comportamiento son responsables del problema. El celo en las hembras de panda se presenta solo una vez cada año, durante un corto periodo en la primavera. Su ciclo fértil apenas es de 24 a 72 horas máximo. Un oso macho requiere actuar preciso en ese momento o tendrá que esperar todo un año. “Tal vez no hay otro mamífero que esté menos tiempo de humor para aparearse que las pandas gigantes”, registró en una publicación de 2012 la revista Scientific American.

Los pandas son también selectivos: quieren sexo solo cuando realmente se llevan bien con la pareja, y esa situación no ocurre con frecuencia.

Un factor que afecta severamente el estado de animo de los panda es el cautiverio. Según el director del centro de investigación en Sichuan, de los machos que permanecen en cautiverio, menos del cinco por ciento logran aparearse de forma natural. Otros científicos afirman que las hembras confinadas normalmente se les dificulta entrar en celo.

pandas-en-cautiverioEn reacción a esto, investigadores chinos intentan cada día mejorar los hábitats de los pandas en cautiverio con el fin de imitar el ambiente silvestre y así mejorar su vida y, por supuesto, intentar subir sus niveles de libido.

Se suma también el factor de la inocencia. El apareamiento entre pandas ocurre con tan poca frecuencia que el resto de ejemplares muy rara vez son testigos del acto: eso los aísla de la noción y el instinto natural de reproducirse, indican los investigadores. Y con la esperanza de brindarles algunas pistas, los expertos han adoptado la práctica de enseñarles una especie de “porno de pandas”.

porno-de-pandas
Se ha implementado el uso de material visual para estimular el apareamiento de pandas gigantes.

Esperemos que todas estas estrategias sigan sirviendo para que el aumento de la población de tan fascinante especie sea significativo y en un futuro no muy lejano dejemos de hablar por completo de la posible extinción de pandas gigantes.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTETHE NEW YORK TIMES
COMPARTIR