Sin duda alguna, el Chavo de ocho es uno de los programas más populares de México y de Latinoamérica, un simple show humorístico que mostraba la vida de los habitantes en una vecindad donde cada uno tenía una personalidad distinta, así que era fácil identificarse con alguno de ellos.

Pero ¿Qué pensarías si te dijera que el Chavo del 8 te puede enseñar algunas lecciones sobre el dinero? Pues así es, la mayoría de los mensajes que mostraban en sus capítulos era de humildad, amistad y compasión, aunque en algunos de los episodios había mensajes sobre el dinero muy importantes.

Por eso te dejamos algunas enseñanzas sobre las finanzas que te intento dar este programa.

El dinero no es igual a felicidad

Probablemente el mensaje más claro de la lista. El programa mostraba al personaje principal cómo un niño pobre que vivía en un barril en el patio de la vecindad, sin tener nada para comer pero siempre con una sonrisa en la cara, disfrutando siempre de los pequeños placeres de la vida cómo jugar, reír, sonreír y compartir lo poco que tenía.

Gastar el dinero en lo que te hace feliz

Como ya dijimos, el chavo no tenía nada, ni para comer, es por eso que cuando obtenía un poco de dinero siempre lo gastaba en una torta de jamón o en alguna cosa que le diera un momento de felicidad.

Nunca hay que dejar de ser honrado

El ejemplo más claro de esto es Don Ramón, ya que siempre trataba con respeto al Señor Barriga y viceversa. Además, siempre buscaba alguna forma de obtener un poco de dinero para poder pagar los meses de renta que debía. Así que no importa la situación económica en que te encuentres siempre se honrado.

Sólo sobrevives si te adaptas

Los personajes que eran más astutos sabían cómo salvarse de todas las cosas que pasaban y, sobre todo, tomar ventaja de todas las situaciones. Esta era una de las habilidades con las que contaban sólo algunos de los personajes del programa y era a los que mejor les iba.

Creatividad para conseguir dinero

Siempre trata de buscar alguna fuente de ingreso, así como el chavo o Don Ramón que no importaba la situación en la que se encontraban, nunca que quedaban sin ideas, a pesar de que las ideas anteriores hubieran fallado.

Cobrar por todo el trabajo

Nunca olvides que todo trabajo vale, por muy simple que sea. El chavo siempre se las ingeniaba para hacer tareas tediosas pero siempre a cambio de algo, ya sea a cambio de una torta o de jugar un rato con la pelota.

No existe el dinero fácil

En el capítulo “el árbol de dinero” la chilindrina engaña a la popis y al chavo para que plantaran una moneda para crear un árbol que les entregara más ganancias pero sólo era para que se quedara con la moneda. Después se dan cuenta que sólo era una jugada para robarles el dinero, así se dieron cuenta que no existen las ganancias fáciles y que se debe trabajar duro por conseguirlo.

Cómo puedes ver, este sencillo del programa contiene mensajes importantes para todos y que todos deberían seguir. Déjanos tu opinión en los comentarios.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR