Miami es mucho más que el descanso en sus playas y en sus resorts cinco estrellas. Es mucho más que la diversión en sus calles, bares y restaurantes, y que sus famosos centros comerciales. Es un destino que también sorprende a sus visitantes con arte, cultura y naturaleza.

Esta ciudad es catalogada como la principal entrada a Estados Unidos y en el 2014 recibió la cifra récord de 97,3 millones de turistas. Los visitantes que recibe llegan para pasar sus vacaciones o para hacer negocios.

Si piensa viajar a esta ciudad del estado de la Florida, o si ya la conoce y quiere ver algo diferente, tenga en cuenta los siguientes planes.

Una jungla en la ciudad

Jungle Island es un parque natural ubicado en Watson Island, entre Downtown Miami y South Beach. Allí encontrará al menos 19 especies de aves, 13 de mamíferos, ocho de primates, ocho de reptiles y variedad de peces, árboles, plantas y coloridos jardines. Todo en siete hectáreas de extensión.

Lo primero con lo que se encuentra el viajero es con varias guacamayas que se posan sobre sus cabezas y hombros. Las hay de todos los colores, pero una de ellas encanta a los turistas: tiene alas azules y pico con tintes plateados.

A pocos metros, entre la vegetación y el camino empedrado, los micos saltan de lado a lado, los pájaros vuelan; las iguanas desfilan lentamente. Y los canguros, aunque haciéndose los indiferentes, siempre están hambrientos y esperan a recibir algo de la comida que los guías les entregan a los visitantes para que los alimenten.

La entrada, para adultos, tiene un costo de 34,95 dólares, mientras que para niños entre los 3 y los 10 años es de 26,95 dólares. Está abierto de 10 de la mañana a 5 de la tarde, todos los días.

www.jungleisland.com

Arte en las calles

Los amantes del arte urbano no se pueden perder el Wynwood Arts District (Distrito de Arte Wynwood), también llamado epicentro del arte y los negocios creativos de la ciudad.

En la zona hay al menos 70 galerías de arte, cafés y tiendas para hacer compras. Las paredes de las casas y los edificios están pintadas con grafitis que cuentan todo tipo de historias. Tanto así que este sector es conocido como un ‘museo de arte callejero’ donde conviven artistas de distintos países, entre ellos asiáticos y europeos.

Son al menos 40 los murales los que pintan el barrio, hoy convertido en uno de los mayores atractivos de Miami.

Las calles del distrito de Arte Wynwood cuentan todo tipo de historias en sus edificios y paredes.

Todos los días puede recorrer las calles del barrio, sin costo, y en ciertas oportunidades se hacen encuentros nocturnos.Sobre las paredes, al aire libre y a unos 20 pasos de la entrada principal de la institución educativa José de Diego Middle School, por ejemplo, la imagen de un enorme niño de espalda llama la atención. Muy cerca, una pareja besándose, un búho, un enorme tiburón y un cerebro risueño.

Todos los días puede recorrer las calles del barrio, sin costo, y en ciertas oportunidades se hacen encuentros nocturnos.

www.wynwoodmiami.com

De visita al museo

Hay otro atractivo para los viajeros: el museo de arte de Miami, hoy convertido en el gran Pérez Art Museum Miami, ubicado justo frente a la bahía Biscayne, en el parque Bicentenario, en el centro de la ciudad. Su colección se centra en el arte internacional de los siglos XX y XXI.

Además de las obras (alrededor de 2.000), la arquitectura del edificio, apoyado en elementos ecológicos, atrae a los visitantes. Los ventanales, por no ir más lejos, tienen tablones de madera bajo las vigas para disminuir el impacto del sol en el cristal.

No está de más echarle un vistazo al techo, en su interior, pues verá cómo las paredes pueden moverse para acomodar espacios. Son más de 18.000 metros cuadrados de cultura.

Abre sus puertas de martes a sábado, de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Solo los jueves el cierre es a las 9 de la noche. El costo de la entrada para adultos rodea los 16 dólares y la de niños y jóvenes no supera los 12 dólares.

http://www.pamm.org

El sabor latino

Cuando cae la noche y más aún si es latino, hay que dejarse contagiar de la música y el sabor. Uno de los sitios con esas características está en la calle ocho y su Little Havana (Pequeña Habana).

Tiene una población que rodea las 90.000 personas y, según cifras oficiales, 9 de cada 10 residentes son latinos, por lo que en medio de los conciertos, la música en vivo y el baile, el viajero se topa con cubanos, puertorriqueños y colombianos.

Queda cerca del aeropuerto, a 10 minutos en carro y a 15 minutos de South Beach. Y a media hora de la zona exclusiva de compras Bal Harbour Shops, inaugurada en 1965 y donde puede encontrar más de 100 tiendas. Por eso, Little Havana es un destino imperdible.

Para que tenga en cuenta: el último viernes del mes se celebra un día cultural en todo el sector, donde la música, la comida y el ambiente latino son los protagonistas.

En la zona, que limita con Downtown, Coral Gables y Coconut Grove, también podrá encontrar restaurantes, teatros y galerías. En una de las esquinas de la Pequeña Habana encontrará el conocido Domino Park, donde personas de la tercera edad se reúnen para jugar ajedrez o dominó; también podrá cruzar por El Paseo de las Estrellas, similar a la que existe en Hollywood, solo que aquí son los artistas latinoamericanos quienes se han ganado un lugar.

En los dominios de Trump

Otro de los lugares que podría conocer es la mansión de Donald Trump (Trump National Doral), el resort donde coronaron Miss Universo a la colombiana Paulina Vega. Allí queda el Trump International Beach Resort, todo un paraíso para quienes quieran disfrutar de atenciones de lujo y de una de las mejores playas de la ciudad. Hay un amplia área de piscinas, campos de golf (también salones de práctica computarizada), centros de convenciones y una vista estupenda de Miami. Las reservas de habitaciones, en Booking.com, comienzan desde $ 1’400.000. También hay 18 cabañas en alquiler.

Arte naturaleza y diversión los otros planes en Miami 1

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR