Más allá del “pretender”, recuerde que la mentalidad de proyectar lo que quiere ser puede ser un paso bastante importante a la hora de cumplir con sus metas financieras.

A pesar de la diferencia de oportunidades, es mucho lo que se ha hablado que cualquier persona puede llegar a convertirse en millonario o la frase de Bill Gates en la que afirmar que “nacer pobre no es tu culpa, morir pobre sí lo es”, habría sido en vano. En sí, todo es cuestión de tener mentalidad, proyección y buscar las oportunidades adecuadas.

Y es que a quién no le gustaría vivir, así sea por un solo día, con todas las facilidades de contar con el presupuesto necesario para todo lo que quiera hacer, o de gozar de la ventaja de tener su negocio propio así como de ser reconocido por grandes aportes hechos al mundo. “Ser millonario” tiene tras de sí también un trabajo duro de paciencia y dedicación, como se ha podido ver en las distintas historias de grandes empresarios y famosos.

Claro, el dinero puede ser un gran aporte, pero existen cosas que hay detrás de esas grandes acumulaciones de riqueza, que van desde el aprovechamiento al máximo del tiempo, de las ideas y de la empatía que pueda llegar a desarrollar con las demás personas, con una regla básica: sintiéndose feliz y tranquilo por ello.

Para eso, aquí le damos algunas claves que le ayudarán a acercarse un poco más a ese estilo de vida, sin tener que tener grandes cantidades de dinero y, con ello, irse acercando cada vez más a ese proyecto que tiene en mente:

La imagen

No sólo como usted se siente es cómo lo ven los demás, ya que su imagen también tiene mucho que ver a la hora de querer proyectar algo. Según Business Insider, según el libro “The Millionaire’s Handbook: How to Look and Act like a Millionaire, Even if You’re Not”, de Vicky Oliver, los millonarios son bastante precavidos con su imagen, ya que saben que de ella dependen sus negocios y la reputación que puedan llegar a tener. Así, la elegancia y ese “aire” de superioridad que emiten, siempre será importante.

La recomendación de la escritora señala que los zapatos planos no son una muestra de éxito. Procure siempre lucir proyectando una imagen profesional, representada con un vestuario acorde a ello. Incluso, para las mujeres, es más conveniente usar zapatos que las hagan lucir más altas ya que, inconscientemente, la estatura influye en la percepción de autoridad que tienen las personas.

A la vez, elija también cuidadosamente los accesorios que va a usar, ya que ellos también pueden ser interpretados de forma contraria a lo que tenía planeado. Esto también incluye el tipo de comida o bebida que vaya a solicitar a la hora de compartir con amigos o en reuniones de networking.

Las reglas

El uso del dinero es algo vital. Si la idea es actuar como millonario, sin serlo, ¿por qué sigue derrochando dinero por cosas que no puede soportar su bolsillo? Una de las reglas básicas es no tener deudas o, por lo menos, no unas muy grandes, según expertos de la web Mywell-being. La deuda no sólo elimina la posibilidad de ahorro y, con ello, de inversión; sino que le genera un estrés constante viviendo al límite de las posibilidades.

Lo otro es empezar a hacer compras inteligentes. Por ejemplo, la regla de pagar un poco más por aquello que es de mejor calidad, es algo que le ayudará a ahorrar a futuro y a tomar mejores decisiones. Hay personas que prefieren comprar un par de zapatos de $20 mil cada tres meses, otras que prefieren invertir $200 mil una vez, para unos que duren tres años.

¿Sabía que los millonarios son quienes más practican los hábitos frugales? Usted también podría empezar por ahí, por ejemplo.

El pensamiento

Aunque para muchos no sea así, el efecto que puede tener la mentalidad sobre el proyecto de vida, puede tener grandes incidencias. Las personas que se la pasan quejando que “no tienen plata” muy seguramente nunca tienen y se les “desaparece” de forma constante, pero aquellas que saben que les toca apretarse el cinturón y en vez de quejarse, actúan, tendrán un mayor éxito.

Para pensar como millonario, sin ser uno, debe tener claro algunas pautas básicas: usted no necesita de reconocimiento para saber que lo que hace, es algo valioso.

Además, no piense en tener una idea millonaria: si su ideal es tener su negocio propio considérelo desde la base de sus gustos y pasiones y “eche cabeza” para buscarle el lado de sacarle dinero a eso. Incluso, si hay una idea que lo emociona, pero que ya existe en el mercado, busque la forma de innovar a partir de ella.

Por último, no piense en el dinero como una meta. Piénselo como un medio para alcanzar y lograr sus metas. Ese es uno de los principales errores que cometen los aspiracionales porque, lo único que quieren es acumular y acumular, ¿para qué? Simplemente para acumular. Cuando usted le da una dirección específica al dinero, un fin último, se dará cuenta que su mentalidad empieza a cambiar por completo y, todo ello, entiendo el ahorro como el principio básico.

Recomendación final

Según Sean Ogle, empresario reconocido por el negocio “Location 180”, más que el dinero, lo que hace a un “millonario” realmente millonario, es la experiencia y la habilidad de arriesgarse a hacer las cosas. Esto implica perder el miedo y aceptar que el fracaso es parte de la construcción de una vida exitosa.

Así mismo, valore el tiempo. Uno de los grandes mitos que se tienen alrededor de los millonarios es que son personas que pueden gozar de todo el tiempo libre que quieran, pero la verdad es que tienen tantas responsabilidades que el tiempo libre lo valoran enormemente “consintiéndose” con grandes vacaciones y compartiendo todo lo que puedan con las personas que más quieren.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR