Todo padre quiere que su hijo tenga éxito en la vida, y muchos de ellos se esmeran para lograr que sean mejores personas cada día. Aunque es posible criar a un niño para hacer alguien de provecho, varios psicólogos han demostrado que los niños exitosos en la vida, son aquellos que tienen un carácter especial, carácter que no puede ser controlado por los padres.

Un grupo de psicólogos especializados en conducta infantil, llevaron a cabo un estilo en varios jóvenes de edades tempranas, estos jóvenes fueron estudiados en la forma en que actuaban con sus padres, y con las demás personas, luego se verificó que tanto éxito tenían en la escuela y en sus vidas futuras.

La conclusión del estudio, dio como resultado, que los niños que rompían las reglas o eran más obstinados resultaban tener más éxito que los demás. Al parecer, estos niños que no seguían las reglas, formaban un carácter aguerrido, dispuesto a luchar contra corriente, haciendo de los jóvenes unos guerreros. Gracias a esto, los jóvenes estaban dispuestos a luchar por un empleo, un nuevo puesto en la empresa donde trabajan, o un aumento en sus salarios.

Pero ser obstinado no fue la única característica que los jóvenes tenían, el carisma también ha sido considerada una parte importante para el éxito. Los jóvenes carismáticos resultan ser mucho más persuasivos que aquellos que no lo son. Esto ayudaba a convencer a clientes, compañeros de trabajo o hasta jefes, facilitando el ascenso en la vida laboral y hasta en la persona.

Estas dos aptitudes resultan ser la clave para que un niño tenga éxito, y es posible aplicarla en una persona ya mayor, aunque si se mantiene estas actitudes desde joven, es mucho más fácil que los jóvenes tengan éxito. Al final, no se puede comprobar en un cien por ciento que tan exitoso puede ser una persona, ya que el futuro no es predecible.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTERT
COMPARTIR