Tomarlo después del ejercicio ayuda a recuperar los electrolitos perdidos con el sudor.

Consumir un plátano aporta 68 kilocalorías y aunque la carga energética parece elevada, si comparamos las calorías que aportan 100g de diferentes frutas en realidad su valor calórico no es tan superior al del resto, ya que un plátano pesa 80g. y una manzana 200g.  Esta fruta es perfecta para consumir después del ejercicio intenso ya que ayuda a recuperar los electrolitos perdidos con el sudor y previene los calambres musculares gracias al potasio que contiene. Este mineral ayuda a controlar las cifras de tensión, por lo que el consumo de plátano se recomienda también a aquellas personas que padecen del corazón.  Aunque el plátano es rico en fibra tiene propiedades astringentes por lo que se recomienda a aquellas personas que tienen mucha facilidad para ir al baño o que sufren cambios constantes en el ritmo de su tránsito intestinal.  Destacar también su elevado contenido en ácido fólico que ayuda a combatir la anemia.

Tener siempre un plátano a mano va a proporcionarnos un aporte extra de energía y a mantenernos saciados cuando nos encontramos decaídos o cuando aparecen esas ganas irrefrenables de comer dulce.

Composición nutricional por unidad:

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR