Vivimos plagados de información de salud, ejercicios, dietas, recomendaciones físicas nutricionales y demás, y cada vez más son las técnicas diferentes para estar siempre en forma, pero un ejercicio que está marcando la pauta es el planking, es de esperarse pues no requieres de aparatos costosos, ni ir al gym, es fácil, práctico y muy beneficioso; sólo necesitas un suelo estable y listo.

El planking o plank (tabla) no es más que hacer una postura de tabla rígida, la cual se deriva de las posiciones de yoga, y consiste en acostarse boca abajo en el piso apoyándose solamente de los ante brazos y las puntas de los pies manteniendo la espalda recta y rígida como tabla; a pesar de ser tan sencillo tiene muchísimos beneficios y requiere de técnica y mucha resistencia; te diré los beneficios que te harán querer hacer planking ahora mismo:

Es práctico

No requieres de equipos, ni de entrenamiento especial, solo fuerza de voluntad.

Mejora la postura

Gracias a la posición recta que debes mantener caminaras y te sentarás más derecho.

Quema calorías

A pesar de que no estarás moviéndote la fuerza que realizas para resistir y mantener la posición te ayuda a quemar calorías.

Tonifica piernas y glúteos

Al mantener la posición de tabla estás trabajando los músculos de las piernas y los glúteos manteniéndolos firmes.

Abdomen plano

Al tener contraídos los músculos del abdomen los fortaleces y disminuyes la flacidez.

Fortalece la espalda

Con esta posición del planking trabajas de manera simultánea el cuello, la columna y los hombros; aliviando dolores al fortalecer los músculos de la espalda.

Se recomienda realizar este ejercicio de manera gradual, inicia con sesiones de corta duración y luego vas aumentando la resistencia.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR