La unión de las familias significa una innumerable cantidad de beneficios que recaen directamente a cada uno de sus miembros y permite su óptimo desarrollo. Si los seres humanos, desde que nacen hasta que mueren, se encontraran rodeados de un entorno familiar sano, amoroso y armonioso, seguramente no veríamos tantas tragedias ocasionadas por exceso de maltrato y violencia.

Feliz, alegre, solidaria, fiel, comprometida; así podemos denominar entre muchos otros bautizos y atributos el concepto de lo que es una “familia unida”, en donde el factor “unión” es más relevante de lo que se piensa. Es inimaginable la magnitud del beneficio que tiene para un niño cuando es criado en un ambiente así, en donde todos cooperan y buscan en equipo, una solución a sus problemas.

Familia junta no significa Familia Unida

El Padre Enrique Cases, hace una interesante reflexión en el portal Catholic.net, sobre la diferencia entre una familia unida y una familia junta:

Familia Junta

Es la que vive bajo un mismo techo, pero su grupo no está articulado, pues cada uno habita en su espacio y recrea un ambiente individualista, empañando el hogar.

En la mayoría de los casos, este modelo de familia, suele atravesar crisis matrimoniales que conllevan a una crisis en la familia. Sus padres al estar desconectados afectan directamente la vida y relación de sus hijos, pues por pequeños que sean, los hijos suelen ser muy persuasivos captando todo de manera inconsciente. En este caso, es muy común que cada integrante cene en su habitación y los momentos de charla en familia escaseen.

La familia Unida

Es un sistema, un equipo en donde sus integrantes están conectados entre si y siempre en función de servirse unos con otros, enmarcados siempre en el principal plano, en el del amor.

Estas familias tampoco se escapan de la realidad y los problemas que conllevan las diversas situaciones que se presentan en la vida, pero con su integración pueden de forma más fácil encontrar soluciones acertadas basadas en la comunicación entre sus miembros, excluyendo totalmente las vías de la violencia física y psicológica.

El diálogo práctico y sencillo es el protagonista permanente en una familia unida. Al igual que todo ser vivo, necesita alimentarse a diario, y para ello, realizan y comparten diferentes actividades como un día de campo, ir al cine, celebrar todas las fechas especiales desde los bautizos originales hasta sus propios cumpleaños, visitar a los abuelos, divertirse en algún parque o espacio deportivo entre muchas otras cosas que logran finalmente fortalecer las buenas costumbres con el paso de los años y enriquecen cada día el estilo de vida cuando se goza de una auténtica vida familiar.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR