Se llevaron la sorpresa al llegar al sitio y descubrir que el supuesto muerto estaba más vivo que nunca y se había quedado dormido luego de meterse ebrio al río durante la madrugada. Una vez lo sacaron y trasladaron del sitio, el joven, de 25 años, solo decía: “yo no he hecho nada”.

 

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR