Desde tomar un simple café a interrumpir las tareas laborales, muchos empleados pueden perjudicar el funcionamiento de una compañía.

Según el autor del libro El poder del hábito, Charles Duhigg, el 5% del trabajo de un líder es construir una estrategia empresarial, mientras que el 95% que resta está destinado a tomar pequeñas decisiones, como definir incentivos para empleados y manipular la cultura organizacional. Es por tal motivo que es imprescindible identificar los malos hábitos de los empleados de la compañía y así transformarlos en algo positivo.

A continuación encontrarás 10 de los hábitos que pueden destruir una compañía:

  • Descuidar las tareas pendientes, dejando que se acumulen, puede provocar un impacto muy negativo, creando un desbalance entre empleados.
  • Los chismes entre los empleados, es catalogado por los gerentes de RRHH, como un cáncer, el cual es necesario exterminar para mejorar la salud de la empresa.
  • Las tan recurridas impuntualidades por parte de los empleados o excederse en los horarios de almuerzo, denotan la gran falta de interés hacia sus puestos de trabajo.
  • Ser adicto a las redes sociales trae consecuencias muy nefastas, ya que la persona puede permanecer muchísimo tiempo útil, afectando su productividad.
  • El exceso de socialización, sumado al desorden hacen que se pierda mucho tiempo valioso en ejecutar sus habituales tareas, convirtiendo un empleado, en una persona ineficiente.
  • El exceso en conversaciones que no tienen sentido, es un mal que ataca a muchas compañías, haciendo que sus empleados discutan por opiniones o egos innecesarios.
  • Correos electrónicos, un mal que puede enviciar al empleado, aminorando su rendimiento.
  • Empleados autosuficientes, estos individuos son muy peligrosos para las empresas, ya que trabajar en equipo suele ser un factor muy importante y valorado.
  • El exceso de estrés, esta conducta puede perjudicar altamente al empleado, derivando en un efecto rebote que afecta directamente a la compañía.
  • Una persona educada y de buena imagen es mucho más apta que una persona que no lo es, dado que muchas veces, las personas son la cara visible de la empresa.

Como solucionar estos problemas es algo que todo empresario debe saber; María Reina, consultora y coach de MBA, asegura que desde el inicio de la relación laboral es prioritario dejar en claro los códigos de comportamiento en la empresa, y afirma, que cuando los empleados saben cuál es su rol, la empresa gana en organización y añade que los valores y la cultura son elementos no negociables, los cuales se deben adoptar respetando los lineamientos de la empresa.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTECAPITAL HUMANO
COMPARTIR