Mejor conocido como El Führer, fue un dictador alemán que llevó a cabo ataques masivos a países europeos para invadirlos y volverlos parte del territorio dominado por Alemania. Las accione de Hitler desembocaron en la Segunda Guerra Mundial, además desató una campaña racista y discriminatoria que le costó la vida a seis millones de judíos e incontables pérdidas de la comunidad afrodescendiente.

Entonces la orden era clara, aquel que no encajara en el estereotipo de un alemán debía morir. El odio que engendró en la población alemana contra todo aquel que fuera diferente y el terror infundido a otras poblaciones del mundo, hicieron que se le atribuyera el título del anticristo de la humanidad.

Para 1945, Hitler se encontraba acorralado, sabía que estaba perdiendo la guerra y los rusos estaban solo a un paso de capturarlo. El führer —como él mismo se hacía llamar— pensaba que primero se quitaba la vida él o se la quitaba alguno de sus generales de confianza antes de caer en manos del enemigo. Por eso, mientras pasaban los últimos días de la guerra y él se hallaba más desesperado, se trasladó a su bunker en Alemania; se dice que para ese entonces ya había perdido la cordura mental y no asimilaba la derrota de Alemania.

En algún punto sus generales de confianza comenzaron a traicionarlo, le daban datos falsos sobre la guerra porque temían que el führer pudiera matarlos a causa del fracaso inminente. Sin embargo, los planes de Hitler eran diferentes, como él sabía lo que le sucedía a los presos de guerra —ya que él mismo había diseñado personalmente varias de las torturas aplicadas— decidió suicidarse antes de que lo atraparan, tomó a la mujer que amaba, Eva Braun, y se escondió con ella 3 días en su bunker.

Se especula que durante ese momento contrajeron nupcias y, el día que anunciaron la llegada del ejército rojo ruso, Hitler y Eva bebieron cianuro, cayendo desfallecidos a los pocos minutos y siendo encontrados por los ayudantes de Hitler, quienes se encargaron de quemar ambos cuerpos.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR