Los psicólogos concuerdan en que la pérdida de pelo puede tener impactos emocionales en los hombres, que en ciertos casos puede llevar a episodios de ansiedad y depresión.

Por supuesto que, de otro lado, están también quienes aceptan la alopecia y hasta le sacan provecho. Para la muestra está el éxito logrado por actores muy reconocidos de sagas de acción como Jason Statham, estrella de El transportador; Vin Diesel, protagonista de Rápidos y furiosos, y el exluchador y estrella de cine Dwayne Johnson, la Roca.

No obstante, la idea no convence a un buen grupo de hombres, para los que frecuentemente aparecen soluciones prometedoras, generadas desde diversos frentes, entre los que se cuentan grupos serios de investigación, medicina tradicional y hasta experiencias personales ‘exitosas’.

De hecho, uno de los estudios más recientes tiene esperanzado a más de un alopécico, pues un grupo de la Universidad de Columbia descubrió que una porción de fármacos biotecnológicos, entre los que están ruxolitinib y tofacitinib, tienen la particularidad de estimular los folículos pilosos a partir de la inhibición de la enzima JAK. Este mecanismo, señalaron los investigadores en un informe publicado en Science Advances, apagaría la señal que desencadena el ataque autoinmune contra los folículos pilosos y que acaba tumbando el pelo.

Experimentalmente, se encontró que dicha inhibición logra que el pelo vuelva a crecer en ratones en un lapso muy breve: diez días. Por ahora, el estudio abre una puerta al optimismo.

El dermatólogo Campo Elías Páez considera que la gente tiende a ver la calvicie como una sola, cuando en realidad son dos, y su identificación determina la eficacia de los tratamientos. “Hay alopecia cicatrizal y no cicatrizal; la primera es irreversible y la segunda, que es una alteración funcional del folículo, puede revertirse en algunos casos”.

El problema es que, incluso en el mejor de los escenarios, no hay un tratamiento estándar que funcione en todos los pacientes. “El resultado varía de una persona a otra. Eso es real”, advierte Páez, quien recuerda que la alopecia es mucho más común en los hombres; de hecho, el 30 por ciento de ellos ya presentan, hacia la tercera década de la vida, pérdida significativa de pelo, un porcentaje que se eleva a la mitad hacia los 50 años. En las mujeres, la alopecia afecta a entre el 5 y el 10 por ciento.

Estos son los tratamientos que comúnmente se ofrecen para combatir la alopecia, y los resultados que pueden tener. Una buena oportunidad para enterarse de los mitos y verdades que rodean la pérdida de pelo.

Medicamentos

A la fecha, el más prescrito es el finasteride, un inhibidor de la hormona testosterona, que está relacionada con el modo más común de alopecia en los hombres: la androgénica. Debe tomarse de dos a tres veces a la semana, por tiempo indefinido y asistiendo a controles urológicos, en el caso de los hombres (a las mujeres se les formulan dosis mínimas). Si el tratamiento se sigue con disciplina, es posible ver resultados en cinco o seis meses. Otros fármacos que se recomiendan, pero como coadyuvantes en estos procesos, son la biotina, el selenio y el zinc.

Microtrasplantes

Se trata de extraer pelo de zonas de la cabeza en las que la caída es menor, como la nuca, e implantarlos uno a uno, con su folículo, a través de pequeños orificios en las zonas alopécicas. De acuerdo con Gustavo Andrés Hincapié, cirujano plástico especialista en microtrasplantes, la técnica más moderna es la folicular unit extraction (FUE), que se hace con una especie de robot que se encarga del proceso. El tratamiento completo, que es definitivo, consiste en trasplantar como mínimo entre 2.000 y 3.000 folículos. También existe otro método, el de la tira, que consiste en cortar un trozo entero de piel de zonas con pelo y extraer e implantar manualmente uno a uno. En ambos casos hay una limitante: el tiempo. Para evitar el deterioro de los folículos, hay que implantarlos antes de cuatro horas. Por eso a veces son necesarias varias sesiones. El costo de este procedimiento oscila entre los 3.000 y los 6.000 dólares.

Mesoterapia

Consiste en poner microinyecciones en las áreas del cuero cabelludo en las que se está perdiendo el pelo. Entre los productos que se administran por esa vía están el minoxidil, la biotina, algunos aminoácidos y finasteride. Se requieren entre 10 y 15 sesiones en promedio, pero su número varía según la severidad del caso; las primeras se aplican semanalmente, luego espaciadas cada dos semanas y las últimas, cada mes. De acuerdo con el doctor Campo Elías Páez, esta clase de terapia es más efectiva en la primera etapa de la alopecia y en quienes están perdiendo el pelo lentamente; de hecho, puede frenarla significativamente si se aplica el tratamiento en el tiempo.

Terapia tópica

Aunque el mercado ofrece algunas lociones para ser usadas en forma tópica, la mayoría de los dermatólogos prefieren, tras analizar cada caso, preparar fórmulas magistrales para utilizar tres o cuatro veces a la semana por las noches, en las zonas afectadas. Estas contienen sustancias como minoxidil, finasteride, vitamina C, ácido retinoico y algunos esteroides. Con este método se busca esencialmente engrosar el pelo (que suele adelgazarse, perder calibre durante los procesos de caída), para prolongar los ciclos de vida del folículo, es decir que el pelo se demore más en caerse.

Rayos láser

La mayoría de los tratamientos que prometen hacer crecer el pelo con radiación tipo láser no funcionan. Existe un tipo específico, de luz roja, que al aumentar el calor y generar microtraumas puede, en algunos casos, estimular el crecimiento del pelo o prolongar el ciclo de algunos folículos, pero los resultados tampoco son permanentes.

Lo falso y lo verdadero

Los peinados apretados o trenzas pueden causar calvicie: VERDADERO. Pueden debilitar los folículos si se llevan por mucho tiempo y ocasionar caída.

Cortarse el pelo hará que crezca más rápido y grueso: FALSO. El grosor está determinado desde la raíz, y el corte no cambia el ritmo crecimiento.

El lavado frecuente puede causar caída: FALSO. Sin embargo, lavarlo más de una vez al día puede debilitar los folículos. En el caso del secador, si se usa muy cerca del cuero cabelludo puede causar quemaduras y caídas.

Una mala dieta puede desencadenar calvicie: VERDADERO. Deficiencias en vitaminas y minerales pueden causarla, aunque puede corregirse con la corrección de la dieta.

Fumar puede causar pérdida de pelo: VERDADERO. Estudios científicos evidencian que las toxinas derivadas del tabaco en la sangre pueden afectar su normal crecimiento

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR