Aunque muchos siguen creyendo que el cambio climático es cosa de conspiranoicos, los estragos que este fenómeno deja son reales, para muestra solo hace falta voltear a ver al Melomys rubicola, un pequeño ratón de Australia que ha sido declarado extinto, aunque en esta ocasión la culpa no la tiene el hombre directamente, los expertos dicen que es la primera víctima del cambio climático antropogénico.

El Melomys fue registrado por primera vez en Europa en el año 1845, su lugar de origen es una pequeña isla llamada Bramble, ubicada entre Australia y Nueva Guinea. Para 1978, había solo unos cientos de ejemplares y fue en el 2009 cuando se vio al último de los Melomys con vida.

Los expertos locales dicen que la completa desaparición del Melomys fue causada por el aumento del nivel de las aguas, un efecto directo del cambio climático. Además, se advierte que no es la única especie dañada, el aumento de las aguas afecta directamente a la isla Bramble, donde también hay tortugas verdes, diversas aves marinas y la Barrera de Coral, que está perdiendo más de 35% del coral cada año.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR