Un estudio reciente reveló que el consumo de alcohol puede contribuir al desarrollo de cáncer de mama y de al menos otros seis tipos de tumores cancerígenos.

Jennie Connor, Investigadora de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda y cabeza del estudio, publicó en la revista Addiction una recopilación de más de 30 investigaciones que pueden vincular el consumo del alcohol y el cáncer.

La conclusión determina que si hay una vinculación directa, el consumo de alcohol ayuda al desarrollo del cáncer de mama, garganta, hígado, esófago, boca, intestino grueso e intestino recto, y esta relación aumenta si la persona ingiere más de 50 gramos al día.

Connor dice que la relación del alcohol con el cáncer solo es causa y efecto, esto quiere decir que el consumo de alcohol provoca cáncer pero el cáncer no hace que las personas sean alcohólicas.

Por último, la científica dice que dejar de consumir alcohol de manera rápida y definitiva reduce significativamente la posibilidad de desarrollar cáncer, en especial en aquellos órganos que tienen “contacto directo” con el licor. Según su evaluación afirma:

El alcohol es responsable de por lo menos un 5,8% de las muertes que cada año son provocadas por el desarrollo de cáncer y otras complicaciones relacionadas.

Las probabilidades de desarrollar cáncer aumentan incluso si la persona solo se limita al vino y la cerveza, dos bebidas que hasta hace poco se creía que su consumo moderado ayudaba a la salud de las personas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR