Su riqueza natural y humana, crecimiento y potencial de desarrollo son los principales atractivos de América Latina para China, que prevé invertir más de 50.000 millones de dólares en los próximos años.

Con el paso de las décadas, los vínculos bilaterales se incrementaron de manera constante y prometen crecer aún más en el futuro cercano. Tanto es así que, si se traza una línea histórica, se verá que los negocios pasaron de implicar 200 millones de dólares en 1976 a más de 40.000 millones de dólares en 2005, según informa el portal Descifrado.

Esta tendencia se incrementará aún más en los próximos años, ya que “China se comprometió a invertir más de 50.000 millones de dólares” en una serie de grandes proyectos.

Según evaluaron desde Pekín, su interés en América Latina está basado en su “franco desarrollo”, en su “aceptable crecimiento” y en la “importancia de su riqueza natural y humana” que le permiten demostrar “poder a nivel productivo”. Estos factores logran que se dejen a un lado “sus problemas internos, como la pobreza y desigualdad”.

Sin embargo, la relación no se cimienta solo en el plano comercial y de inversión extranjera directa (IED). También está acompañada por un vínculo político creciente, ratificado por las “frecuentes visitas recíprocas de altos funcionarios”.

Este panorama, sumado a que el 25% de las manufacturas a nivel mundial son chinas, muestra que el Gobierno de Pekín está decidido a “jugar un papel más grande, más profundo y de liderazgo mundial”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR