El banco central de China está considerando los planes para lanzar su propia moneda digital tan pronto como sea posible.

El Banco Popular de China dijo que ha estado estudiando las monedas digitales desde 2014 y revisando cómo sería la implementación.

Sin embargo, en una declaración publicada en su sitio web esta semana, el banco no dio un marco de tiempo específico para cuándo tal moneda podría convertirse en una realidad, y tampoco dijo cómo funcionaría en relación con su moneda de papel, el yuan.

Emitir dinero digital podría ayudar a “reducir los altos costos del tradicional flujo de monedas”, aumentar la comodidad y la transparencia de las transacciones, reducir el lavado de dinero, la evasión de impuestos, y otros actos criminales, según el comunicado que resume las conclusiones de una reunión especial sobre el tema llevada a cabo esta semana en Beijing.

Las monedas digitales han estado en el centro de atención con el auge de bitcoin en los últimos años.

Creado en 2009 por una persona desconocida que usaba un alias, bitcoin permite realizar transacciones sin intermediario (es decir, ¡sin bancos!). Son minadas por computadoras, y aunque no existe la necesidad de revelar tu verdadera identidad, las transacciones aún quedan registradas de manera digital.

Eso ha dado lugar a discusiones en ambos lados del espectro: algunos críticos dicen que podría ayudar a ocultar las actividades ilícitas, mientras otros defienden el ensayo digital como una forma de mejorar la transparencia.

A pesar de la controversia, bitcoin se puso de moda en grande en China, país que alberga una de las casas de cambio de bitcoin más grande del mundo, BTCChina. Los reguladores chinos hasta ahora han tomado en gran medida un enfoque de no intervenir.

Lanzar su propia moneda digital podría ayudar a China a frenar y seguirle la pista a los enormes flujos de capital con los que se ha estado enfrentando recientemente.

Se calcula que aproximadamente 676.000 millones de dólares salieron del país el año pasado; más o menos un tercio de esa cantidad salió por medio de canales secundarios para burlar los estrictos controles de capital del país, según el Instituto de Finanzas Internacionales.

Muchos inversores han estado sacando dinero de China a medida que el valor del yuan ha caído en medio de una desaceleración económica y de una agitación de los mercados financieros.

Una moneda digital podría “mejorar el control del banco central del suministro de dinero y la circulación”, decía la declaración del banco.

A pesar de los volátiles cambios de precio de Bitcoin —e incluso de un supuesto escándalo de desfalco— algunos gobiernos e instituciones han tomado cierto interés en las monedas virtuales o la tecnología que está detrás de ellas.

El año pasado, Ecuador se convirtió en el primer país en comenzar a utilizar una moneda digital. Y en mayo de 2015, el mercado de valores de Nasdaq aprovechó la poderosa tecnología de transacciones de Bitcoin para crear un sistema más seguro y eficiente a fin de cotizar acciones.

La tecnología que impulsa el sistema de Bitcoin, conocida como cadena de bloques, es un programa de computadora que automáticamente procesa las transacciones y crea un registro digital perfecto y confiable… una medida en la dirección correcta para lograr más transparencia.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR