¡Hablando de carteras abultadas! Se prevé que los consumidores chinos gastarán más de 6.400 millones de dólares al año para el 2025, según un nuevo informe.

Eso es un aumento de 70% con respecto a los 3,7 billones de dólares que los consumidores en China gastaron el año pasado, según un reporte del centro de estudios Demand Institute.

En general, se estima que el consumo crecerá a un promedio de 5,2% anual durante la próxima década, a medida que los salarios suben y los chinos se vuelven más aspiracionales en sus gastos, incluso a medida que el crecimiento económico global se desacelera.

A ese ritmo, el gasto acumulado de los consumidores llegará a la impactante cifra de 56.000 millones de dólares de aquí a 2025, lo cual mantendrá firmemente a China en su sitio como el segundo mayor mercado de consumo del mundo, después de Estados Unidos.

Esto está en línea con lo que el gobierno chino espera para la economía doméstica. Pekín está diseñando una estrategia para alejarse de una economía impulsada por las exportaciones, y acercarse a una impulsada por un mayor consumo. Ha sido una batalla cuesta arriba a medida que China lucha con una tasa de crecimiento más lenta. La economía se está expandiendo a su peor ritmo desde la crisis financiera de 2009.

Pero incluso si el crecimiento global del PIB disminuye en hasta 1% en el futuro, el informe indica que el consumo seguiría creciendo 4%. En otras palabras, China parece ir esencialmente por buen camino.

Gran parte del crecimiento permanecerá donde se ha ubicado durante mucho tiempo: en las principales ciudades de China, como Pekín, Shanghai y Guangzhou. Pero otras ciudades más pequeñas están ascendiendo rápidamente, incluyendo a Fuzhou, Xiamen, Dongguan, Wuhan, Nanjing, Dalian, Qingdao, y muchas otras.

El tipo de gente que impulsará el crecimiento del consumo es aquella que ya puede costear sus necesidades básicas y que descubre que tiene un poco de dinero extra. Muchos de ellos tienden a estar en línea, donde tendrán acceso a más información y exposición a una variedad de maneras de gastar. También tienden a ser bien educados y a vivir en zonas urbanas, y cuando pueden permitirse el lujo de hacerlo, eligen productos de mejor calidad.

En 2025, se estima que el consumo representará casi 42% del total del PIB, frente al actual 37%. Eso se traduce en un consumo anual per cápita de alrededor de 4.400 dólares, sin embargo, eso se ubica muy por detrás del actual gasto anual de 32.000 dólares por persona en Estados Unidos.

Eso puede no parecer mucho poder adquisitivo individual, ya que “sigue habiendo grandes diferencias en las perspectivas económicas de las distintas ciudades chinas”, dijo el informe.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR