Un equipo internacional de científicos ha encontrado una nueva vía para impedir que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), infecte las células sanas.

En esta investigación se explica el funcionamiento del mecanismo por el que la proteína vírica Nef desencadena la formación en el organismo de anticuerpos del VIH-1, la cepa más común y patogénica del sida, según revelan los estudios publicados en la revista ‘Nature’.

“Se sabía que Nef sirve para mejorar la ineficiencia de las partículas víricas del VIH, pero los mecanismos subyacentes no estaban claros”, agrega la publicación. Pero en estos estudios se han encontrado dos proteínas de membrana, la SERINC3 y SERINC5, que actúan como “factores de restricción” del VIH-1, es decir, como proteínas capaces de contrarrestar la reproducción del virus.

Cuando está presente la proteína Nef, se inhibe tanto SERINC3 y SERINC5, pero en su ausencia, esas proteínas se incorporan a las partículas víricas y bloquean la infección del VIH-1. “Las proteínas demuestran que tienen el mismo efecto antiviral en otros retrovirus, lo que sugiere que desempeñan un papel importante en la inmunidad antiviral innata”, destacaron los autores del estudio y sugieren que la SERINC5 podría ser usada como un “gen terapéutico contra el VIH-1”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR