La menopausia supone el inicio de una nueva etapa. Hoy en día, sigue existiendo desconocimiento sobre este periodo, por lo que muchas mujeres lo afrontan con temor.

Los médicos coinciden en que se trata de un momento de cambio pero, como afirma el Dr. Ruiz Zambrana, ginecólogo de la Clínica Universidad de Navarra, “casi todo se puede prevenir y aliviar con ayuda”.

La menopausia es el cese menstrual de la mujer y suele comenzar en torno a los 50 años. Para muchas, este será el único cambio pero, por lo general, se trata de una etapa diferente.

Durante la menopausia, los ovarios de una mujer dejan de producir óvulos, por lo que los niveles de hormonas ováricas (sobre todo estrógenos) son menores. La disminución de estas hormonas influye en el organismo acelerando el proceso de la osteoporosis, es decir, la descalcificación de los huesos. Además, está relacionado con un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Los estrógenos son unas hormonas que ayudan a quemar las calorías procedentes de los alimentos, por lo que al disminuir sus niveles, la tendencia en esta etapa es a aumentar el peso: el organismo no es capaz de quemar las mismas calorías que antes y estas se acumulan en forma de grasa.

Una mujer ha llegado a la menopausia cuando ha pasado un año de su última regla. Sofocos, sudoración, dolores óseos, ansiedad, irritabilidad, cambios en la piel… son algunos de los síntomas más comunes que pueden aparecer, alguno de ellos incluso, años antes durante la etapa que se conoce como perimenopausia.

El insomnio, la pérdida de memoria, el estado de ánimo bajo o la pérdida de la elasticidad de la piel son cambios muy relacionados con la menopausia. “Cuando una mujer empieza a notar los síntomas, lo mejor es que acuda al ginecólogo. Hay un gran abanico de tratamientos que le pueden ayudar en esta etapa”, asegura el Dr. Ruiz Zambrana. Existen terapias hormonales que reducen los efectos adversos relacionados con la menopausia, así como numerosos complementos alimenticios homeopáticos o naturales basados en plantas que ayudan a controlar los síntomas, como la soja.

Un estilo de vida saludable, ejercicio físico diario y una dieta equilibrada es la respuesta a estos cambios. “Es importante consumir productos lácteos, ricos en calcio y hacer ejercicio al aire libre (en torno a una hora al día) para que los huesos estén fuertes. Lo mejor es incorporar estos hábitos cuanto antes, para que, cuando llegue la menopausia, el organismo esté preparado”, explica el Dr. Ruiz Zambrana.

Se trata de una nueva etapa. Una actitud positiva y abierta ayudará a la mujer a sentirse mejor y a afrontar los cambios con una mentalidad diferente. “Todo tiene solución pero es necesario dejarse ayudar”, recalca el especialista.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR