El mundo está viviendo un momento de desespero a causa de la ralentización de la economía global y también debido a que las grandes economías del mundo demuestran signos de recuperación muy débiles.  Son muchos los problemas y factores que ayudan a estimular el pánico, pero cinco en específico son los que más alarman.

El bajo precio del crudo es uno de los problemas más serios que es tomado en consideración. La oferta de crudo sube y la demanda sigue igual, esto genera que las petroleras no reciban tantos ingresos como antes y en muchos casos, se vean en la necesidad de hacer recortes presupuestarios. Sin contar con que los países petroleros se ven en la necesidad de hacer recortes en el presupuesto de sus naciones.

Las pocas soluciones de los bancos centrales es otro gran problema. En el pasado, los bancos centrales salieron de la crisis con una tasa de interés al 0 por ciento y una inyección de capital a la economía. En la actualidad la situación económica hace que los bancos no tengan nuevas soluciones para repeler el problema.

La ralentización de China y recesión en Estado Unidos es otro problema. Ambas naciones son las mayores consumidoras y productoras de bienes en el mundo, por lo que una caída en las perspectivas de crecimiento económico significa un decrecimiento a nivel global. Estas naciones siguen generando crecimiento, pero cada vez es más bajo.

Por último se tiene la crisis financiera de Europa. La crisis de la UE es similar a la del 2008, solo que con unas características diferencias. Los bancos en la zona única han venido teniendo perdidas en sus ingresos brutos, lo que ha generado una perdida en el valor bursátil de estas entidades, se presume que la decaída es del 10 por ciento, lo que alarma a los inversores internacionales y a las autoridades en materia financiera de la comunidad.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTERT
COMPARTIR