Comer demasiadas frutas no es tan sano como pensabas, la cantidad adecuada podría aludir perfectamente al popular dicho: “De lo bueno, poco”.

Si bien la fruta es parte esencial de una dieta saludable que deberíamos todos seguir, cuando se ingiere en cantidades excesivas puede ocasionar múltiples problemas en nuestra salud.

Así lo evidencia un estudio realizado por la Universidad de Harvard el cual aclara que las frutas son un alimento bajo en calorías que contribuyen a la prevención de muchas enfermedades, especialmente las relacionadas con el corazón, pero si se consumen en cantidades exageradas pueden provocar los siguientes trastornos:

Molestia estomacal

Por su gran contenido de fibra, las frutas pueden provocar cólicos, flatulencia y diarrea.

Mala Digestión

Ingerirlas después de las comidas no es buena idea, lo ideal es hacerlo en las mañanas.

Más azúcar

Las frutas tienen cuatro veces más azúcar que las verduras. Su azúcar, denominada fructosa, es metabolizada en gran parte por el hígado en forma de glucógeno y esto termina aumentando los niveles de glucosa en la sangre.

Afecta los dientes

Cuando comemos frutas en exceso impulsamos la aparición de manchas en los dientes y caries, especialmente al consumir cítricos.

Riesgo de diabetes

La Asociación Dietética Americana (ADA) asegura que ingerir demasiadas frutas puede llegar a causar diabetes tipo 2 por el alto contenido de azúcar que aportan.

Aumento de peso

Consumir frutas en exceso aporta de igual forma calorías y cuando no realizamos ningún tipo de actividad física, será inevitable aumentar de peso.

En una alimentación balanceada definitivamente no pueden faltar las frutas, y su variedad es tan importante como la cantidad que se consume. Comer diariamente de 2 a 3 porciones de fruta puede beneficiar notablemente muchos aspectos de nuestra salud, pero si nos excedemos comiéndolas es probable que nos resulten nocivas.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTESALUD 180
COMPARTIR