El cerebro emite una opinión sobre las personas nuevas a los 30 segundos de conocerlas, y una vez se forma una impresión, es extremadamente difícil de alterar.

En el mundo de los negocios, esos 30 segundos pueden hacer la diferencia entre obtener el empleo o asegurar la inversión, y que una gran cantidad de arduo trabajo se desperdicie.

Los psicólogos y expertos en el comportamiento explican cómo hacer que esta breve ventana cuente.

Una buena presentación

Esta es una oportunidad para transmitir tu valor, pero debe hacerse de manera concisa y conversacional.

“Ten una presentación planificada y practicada”, dice Susan RoAne, experta en comunicación y autora de “How to work a room”. “Si sabes cómo quieres presentarte, eso ayudará a que otros respondan de manera similar”.

La regla de RoAne es que una presentación debería durar de siete a nueve segundos, debería ser personalizada para eventos específicos, y debería brindar “el beneficio de tu persona”, en lugar de tu título.

Olvídate de cómo te sientes

En medio de los nervios en el estómago y de las palmas sudorosas en un primer encuentro importante, ponte en los zapatos de la otra persona.

“En medio de la incomodidad de una nueva reunión, podrías sentirte absorbido por cómo te sientes sobre ti mismo… cómodo, activo, nervioso, intimidado, etc.”, dice Ann Demarais, fundadora de la empresa de asesoría First Impressions. “Después de sentirte más cómodo, podrías relajar el enfoque en ti mismo y volver tu atención a cómo te sientes acerca de la otra persona y cómo ellos responden a ti”.

“Si puedes cambiar tu atención de tus propios sentimientos a hacer que otros se sientan bien, probablemente darás una mejor primera impresión”.

Los ‘regalos’ sociales como compartir historias y un lenguaje corporal alentador pueden ayudar.

No juguetees. Nada de artilugios.

El exceso de actividad puede indicar ansiedad e inseguridad.

“Cuando nos sentimos ansiosos, a menudo jugueteamos con algo o nos tocamos en busca de calma”, dice la experta en lenguaje corporal y autora Patti Wood. “Minimiza las acciones como frotarte el arete o bigote, enroscar las manos, hacerte el pelo hacia atrás, etc.”.

Mientras que ignorar tu teléfono puede ser un desafío, también puede ser gratificante.

“En esta era electrónica, con tantas distracciones, se siente muy bien cuando tienes toda la atención de alguien”, dice Wood.

Coincide con su posición corporal

Un lenguaje corporal abierto y seguro es importante, al igual que mantener el contacto visual con una mirada estable, pero no contenciosa. Pero una de las técnicas de lenguaje corporal más eficaces es replicar a la otra persona.

“Imitar la postura de alguien que conoces, ya sea sentado o de pie, comunica empatía”, dice Jayson DeMers, fundador y director ejecutivo de la empresa de marketing de redes sociales AudienceBloom. “Esto puede ayudar a poner la otra persona a gusto”.

Debes estar preparado para cualquier cosa

No puedes controlar por completo la percepción que la otra persona tiene de ti, pero puedes cubrir tantos ángulos como sea posible.

“Esforzarte antes de tiempo siempre da buenos resultados”, dice el experto en comportamiento Jez Rose. “Considera lo que la otra persona o personas que conoces esperan de ti, en términos de lo que llevas puesto, qué llevar y luego trata de ir un paso más allá… el esfuerzo rara vez pasa desapercibido”.

“No hay tal cosa como demasiado pronto … Muy a menudo he planificado llegar a una reunión dos horas antes, y llevar un libro para leer o trabajo para hacer mientras espero, pero debido a circunstancias imprevistas llegó justo a tiempo”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR