Una de las principales aspiraciones que tienen hoy en día la generación conocida como los millennials, es decir, quienes tienen entre 18 y 34 años, es la de crecer profesionalmente pero a una velocidad mucho más rápida que la que vieron con las carreras de sus padres o tíos.

Esto, por la formación que han tenido y por el alto nivel de competitividad que hoy enfrentan, pues son los encargados no solo de hacer más eficiente el mundo en el que viven, sino también de luchar contra un mercado laboral que no les ha favorecido con buenas oportunidades; los llevan a querer destacarse en su sector y querer ascensos rápidos.

Quizá por eso también existe una amplia motivación en continuar con los estudios de educación superior: hacer una maestría, una especialización o simplemente desarrollar habilidades como el dominio de un segundo idioma o de capacitarse en temas gerenciales; con el fin de escalar en los cargos para las empresas en las que trabajan.

Y aunque pareciera complicado, la verdad es que esto es posible: alcanzar cargos directivos antes de cumplir 30 años, es una tendencia que se está imponiendo a nivel mundial. Claro, esto puede depender del sector y de su profesión, pero puede poner en práctica algunas de las siguientes recomendaciones para lograrlo.

Tome riesgos

A diferencia de otros colegas suyos, estar aún en la década de los 20 le ofrece unas grandes ventajas, según explica una publicación de Business Insider: puede que usted aún no cuente con las responsabilidades de tener un hogar y una familia por la que deba responder, lo cual le da una gran flexibilidad en su trabajo y de toma de decisiones.

Con ello, no tendría que lamentarse por perder o que las cosas no se den como esperaba; mientras que si tendrá oportunidades inesperadas si lo hace. Entre los riesgos están, por ejemplo, el no asumir una actitud de sumisión o hacer propuestas absurdas que quizá hagan que no sea bien visto por su jefe.

Encuentre el ambiente adecuado

Esto también dependerá de sus ambiciones, dado que actualmente hay empresas en las que las únicas oportunidades de crecimiento se dan es por ‘palanca‘ y no por méritos. Inc. sugiere que lo ideal para un joven es encontrar un sitio en el que tenga un aprendizaje constante así como la oportunidad de superar retos, donde pueda desarrollar habilidades de forma permanente.

No se limite por su edad

Durante el camino usted encontrará personas mayores que usted que tengan actitudes un poco displicentes al saber su edad. Nunca deje que eso lo limite y aprenda a sobrellevar ese tipo de situaciones con paciencia y profesionalismo. Muestre interés por aprender de ellos y muéstrese también como una persona que puede aportar nuevos conocimientos.

Cree oportunidades

Una de las principales limitaciones que encontrará será la “falta de experiencia”, pero no se detenga por eso. The Guardian consultó a varios empresarios, quienes señalaron que si usted se conoce muy bien y se forma académicamente, puede encontrar oportunidades. La innovación y la creatividad serán herramientas fundamentales que le permitirán destacarse en su ambiente profesional, ofreciendo perspectivas a los problemas o retos que quizá sus colegas no hayan considerado previamente.

La actitud también cuenta

Si quiere ser un jefe, compórtese como uno así esté en un cargo inferior. Esto lo puede demostrar con su vestuario, la forma en la que se relaciona con sus compañeros, la ayuda que les pueda brindar, el convertirse en líder así sea en situaciones cotidianas hasta la capacidad de saber expresar su desacuerdo, cuando así suceda.

Son cosas pequeñas en situaciones cotidianas, pero que los grandes gerentes e inversionistas pueden estar mirando sin que usted sea consciente de ello.

¿Qué hacer con la falta de experiencia?

Quizá una de las excusas que le impiden ascender de forma rápida es la falta de experiencia, tanto en el cargo como en saber liderar un equipo de trabajo. Y es totalmente normal que esto suceda, especialmente en empresas que tienen una tradición de ascender a personas que llevan años trabajando para una misma área y que conozca a las personas que allí trabajan.

Esto es algo que indiscutiblemente no se puede eliminar y que, si no lo sabe debatir, va a convertirse en una barrera durante los próximos años de su carrera, si quiere ascender. Para ello, usted tiene que reconocer cómo se dan las situaciones pero, a la vez, tomar medidas en las que pueda demostrar sus capacidades y el interés que tiene en mejorar y poder salir adelante.

Vale aclarar que, las tácticas que le vamos a mencionar, puede que no sean tenidas en cuenta por todos los jefes pero quizá puede ponerlas en práctica para demostrar de lo que puede llegar a ser capaz:

  • Involúcrese en actividades de la empresa: esto implica que tiene que demostrar interés en el sitio en el que trabaja y cómo las propuestas que hacen para que los empleados participen, se conviertan en esos espacios para darse a conocer. Muchas personas suelen ignorar estos eventos o no darles importancia, pero cuando los jefes notan ese interés, pueden tenerlo más presente en posibilidades de crecimiento profesional.
  • Tome la palabra y el liderazgo en algunos temas: ya sea en algunas reuniones de trabajo o en aquellos momentos en los que se están haciendo propuestas por temas que parecen no ser tan trascendentales (como por ejemplo, la decoración navideña de la oficina); es importante que usted demuestre cómo es capaz de organizar a las personas y de sugerir decisiones eficientes que ayuden a mejorar los procesos.
  • Capacítese e interésese en conocer cada vez más del tema: hoy en día los jefes buscan personas que tengan un sentimiento de superación personal, en el sentido que sean curiosos y creativos a la hora de ejecutar las tareas que tienen asignadas. Esto implica también en que usted tiene que tener el conocimiento de cómo funciona el sitio donde trabaja, a pesar de que hayan responsabilidades que no sean suyas. Pregunte, sea curioso y relacione los distintos puestos de trabajo para saber cómo puede llegar a ser más eficientes. Esas propuestas de valor son las más importantes.
  • Haga buenas relaciones con sus compañeros: esto es uno de los puntos vitales que le pueden ayudar a cualquier persona a convertirse en un posible jefe. No obstante, hay que manejar las relaciones desde un punto profesional porque, el ser muy ‘confianzudo’ puede implicar también que no lo vean como un buen candidato a jefe. Hágase querer y respetar, manteniendo un equilibrio perfecto.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR