La situación le puede pasar a cualquiera y en cualquier momento. Lo cierto es que son cosas que en el trabajo tienen que evitarse, porque le implica estar bastante activo y productivo, más cuando su trabajo puede depender de ciertas horas o tiene la presión de cumplir con algunas metas durante el día.

Todo puede depender de la rutina y de la alimentación de la persona pero también existen investigaciones que apoyan que dos horas pueden bastar para hacer que su cerebro tenga el mejor desempeño y mayor eficiencia.

Entre esas, algunas teorías apuntan que luego de una buena siesta o de un buen descanso (como al despertar en las mañanas); el cerebro alcanza su mayor punto de productividad y análisis ya que coincide con los patrones de actividad circadianos, como lo señala una publicación del Huffington Post.

Mientras que otras dicen que también hay factores externos que pueden incidir, como la alimentación, la actividad física que se realice y cuánto se ejercite el cerebro, con actividades que involucren retos y concentración mental. Claro, esto le puede ayudar pero, ¿qué pasa cuando necesita tener un buen rendimiento ya o ya? Las cosas pueden ser más complicadas.

No obstante, puede considerar las siguientes opciones y probar si quizás alguna de ellas le resulta útil para “encender” de nuevo su cabeza y ponerla a trabajar como debiera:

• Comidas pequeñas y frecuentes: esto está relacionado con la cantidad de azúcares y carbohidratos que ingiere y que necesita procesar. Por eso, si sabe que va a tener un día bastante complicado, entonces lo más conveniente es que divida las comidas completas en otras más pequeñas para que el procesamiento de los alimentos se haga de forma más rápida y se traduzca en dosis de energía más seguidas, tal como lo sugiere el doctor Josh Davis, en una publicación de Inc.

• Beber agua: aunque mucha gente puede llegar a pensar que se siente cansado o con somnolencia, lo que sucede en realidad es que el cuerpo está deshidratado. Además, otros estudios señalan que esto puede ayudar a su cerebro a aumentar su desempeño hasta en un 14%, según publica el Daily Mail. El agua permite que se mejore la concentración una vez se satisface la hidratación del cuerpo.

• Luz azul: existen unas células del cerebro que responden mejor a este tipo de luz y que permiten que funciones como la memoria y la cognición se activen rápidamente con este estímulo. Esto le permite que al tener que leer o escribir bajo una luz de este tipo, su actividad cerebral tendrá un mejor desempeño, tal como lo señala este artículo de National Geographic.

• Reír: tanto como pueda. Especialmente si necesita activar su memoria a corto plazo. No necesita nada extraño por ejemplo, basta una conversación agradable con sus compañeros de trabajo o uno de esos videos graciosos que puede encontrar en internet. Lo que sucede, es que la sensación que se genera es desestresante, estimula las endorfinas y “cambia la actividad de las ondas cerebrales de frecuencia gamma, que activan la memoria”, según explica un artículo de ABC News.

• Retírese de las pantallas: el agotamiento visual incide bastante en el desempeño del cerebro y, hoy en día, con la tecnología invadiendo en todos los momentos de la vida laboral, resulta bastante complicado. Pero lo que puede hacer es alejarse al menos 10 minutos de su computador o de su celular y cerrar los ojos durante ese tiempo, imaginando un fondo totalmente negro. Luego de eso, imagine tres puntos, casi como los vértices de un triángulo y repáselos lentamente. Al final de los 10 minutos, su cerebro estará activo pero descansado.

• Ejercicio de memoria: la ventaja es que las aplicaciones móviles le pueden facilitar el espacio. Existen varias de ellas que lo que permiten es “hacer un ejercicio de calentamiento” en el que pone a prueba al cerebro y una vez se sienta retado, puede desempeñarse más fácilmente en otras tareas que requieran de concentración. Tanto aquellos que requieren de operaciones matemáticas como otros que precisan de hacer seguimientos o continuidades, pueden ser bastante útiles.

• Hacer garabatos: más mientras hace alguna actividad. Esto estimula un área de su cerebro que permite una mayor conexión de aprendizaje simultáneo y que permite retener la información de mejor manera, según explica una publicación de Huffington Post.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR