Atender los requerimientos de varios jefes a la vez, lidiar con sus exigencias y rendir buenos resultados a todos puede ser un gran desafío. Estos consejos le ayudarán a lograrlo.

Trabajar bajo modelos laborales que incluyen la independencia, el freelance o el cumplir múltiples funciones dentro de una misma empresa puede resultar atractivo para quienes se resisten a la monotonía. Pero también es un reto para las relaciones entre empleado y empleador, pues puede que a diario una misma persona tenga que lidiar con más de un jefe.

En ese proceso de adaptarse a más de un jefe, los profesionales deben conservar sus fortalezas y su marca personal para no morir en el intento, asegura Julio Moreno, senior partner de Korn Ferry. La clave está en lograr que este tipo de experiencias sean siempre positivas, dice. El experto asegura que las ganas de complacer al jefe no pueden llevar a perder la esencia profesional.

¿Cómo lograrlo? Además de una buena dosis de claridad con cada uno de ellos, también exige una buena comunicación y un diálogo franco y respetuoso, sugiere Javier Macchi, socio y director de asesoría de EY Colombia. Además de estas, existen otras claves de expertos que le ayudarán a manejar mejor este tipo de situaciones.

Consejos prácticos

Adquirir varios compromisos y obligaciones laborales a la vez puede parecer difícil, pero no es una misión imposible.

1. Pida feedback. Es importante solicitar retroalimentación de la gestión encargada para asegurarse de que los procesos van en curso y tomar las medidas pertinentes para corregir o modificar lo que no marcha bien. Es clave ser proactivo y hacer seguimiento a las labores encomendadas, dice Adriana Pulido, vicepresidente de RH para la Región Andina de Schneider Electric.

2. No le eche la culpa al otro. No excuse sus errores en las decisiones o estilos de otro jefe, esto habla de su imagen como profesional y le servirá también para negociar las situaciones en que sea necesario hacerlo con cada uno.

3. Principio de la pausa. Es necesario reflexionar con cada cosa que se hace y cada obligación que se asume. Por eso, es clave hacer pausas en el camino para luego no quedar inmersos en una serie de compromisos de difícil cumplimiento que lo lleven a quedar mal con las personas a quienes debe responder.

4. Priorice tareas. ES FUNDAMENTAL determinar las tareas de acuerdo con los tiempos de respuesta, complejidad de las actividades, urgencia e inmediatez. Es importante conocer a profundidad las áreas, entender las necesidades de cada una, formular un plan de trabajo, en lo posible semanal y mensual, y socializarlo con los diferentes jefes.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR