En el 2014, aproximadamente 9,6 millones de personas fueron infectadas por la tuberculosis, según la Organización Mundial de la Salud. Como una enfermedad potencialmente fatal —1,5 millones de personas murieron a causa de ella el mismo año— esta es conocida por propagarse de persona a persona. Sin embargo, un subconjunto de personas que contraen la enfermedad hoy en día la está contrayendo de animales infectados.

Desconocida para muchos, la tuberculosis se puede propagar a través de los alimentos, así como por medio del aire, a través de los animales infectados. ¿Quiénes son los culpables más comunes? Los bovinos infectados.

¿Cuál es la fuente más común? Comer sus productos infectados, como la leche y el queso.

Las vacas y muchos otros animales pueden albergar la tuberculosis bovina (TB), una enfermedad causada por la infección con Mycobacterium bovis… un pariente cercano de la bacteria que causa la tuberculosis humana. El riesgo de enfermedad humana aumenta cuando las infecciones en animales no son controladas.

Las tasas más altas de casos de tuberculosis bovina en Estados Unidos se encuentran a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, de acuerdo con Colleen Scott, funcionaria del Servicio de Inteligencia de Epidemias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Durante un simposio en la Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Respiratoria en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, a principios de diciembre, Scott presentó nuevos hallazgos que mostraban que los casos de tuberculosis bovina encontrados en Estados Unidos eran significativamente mayores entre las comunidades hispanas. Según Scott, se determinó que hasta un 44% de los hispanos infectados con TB padecían la forma bovina de la enfermedad.

“Lo que estamos descubriendo es que la están contrayendo de la ingestión de productos lácteos no pasteurizados”, dice ella.

Esos productos son leche no pasteurizada en sí, pero también quesos crudos —conocido como “queso fresco”— que son elaborados con leche de rebaños infectados.

El análisis de Scott investigó todos los casos de tuberculosis que fueron reportados en Estados Unidos entre el 2006 al 2013 y encontró que el 1,5% de todos los casos en este período de tiempo estaban infectados con tuberculosis bovina. Según los CDC, hasta 230 casos de tuberculosis en Estados Unidos cada año son atribuidos a esta forma de la enfermedad.

A nivel mundial, se cree que la tasa es similar —con un 1,4%— con estimaciones de más de 120.000 casos de tuberculosis bovina en humanos cada año.

Leche cruda y queso

“El cuarenta por ciento de la leche y los productos lácteos en México son consumidos sin pasteurizar”, dice Alejandro Pereira-Ortiz, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos con sede en México, un país donde el queso sin pasteurizar es apreciado por su sabor. “Veo rebaños infectados y gente que consume queso fresco y bebe leche fresca de ganado infectado”, dice Pereira-Ortiz, quien también hizo una presentación en la conferencia.

¿Acaso la diabetes podría impulsar las infecciones por tuberculosis?

Se han implementado programas para controlar las infecciones entre ganado comercial exportado a países como Estados Unidos —normalmente ganado para producción de carne— pero los controles por lo general no aplican a los rebaños lecheros de menor escala, según Pereira-Ortiz.

De acuerdo con investigaciones en Ecuador, también presentadas en la conferencia, hasta un 65% de los rebaños examinados, como parte del estudio, estaban infectados con tuberculosis bovina.

El ganado que se encontró infectado suele ser sacrificado, pero en muchos países de bajos ingresos no existe una compensación económica por los bovinos sacrificados, por lo que los casos de tuberculosis bovina a menudo no son reportados.

Un problema mundial

La existencia de tuberculosis bovina entre los animales y los seres humanos no es exclusivo de las Américas. La enfermedad se encuentra en todo el mundo, especialmente en África y partes de Asia, y en un estudio del 2012 llevado a cabo por el Instituto Internacional de Investigaciones Agropecuarias, más del 7% del ganado examinado a nivel mundial dio positivo para la enfermedad.

“[En la India] la gente está muy íntimamente asociada con sus vacas… cuidamos el ganado, los hombres duermen en el área donde el ganado está atado… la proximidad es muy cercana”, dice Krishna Prasad Hanumanthappa de All India Institute of Medical Sciences, Nueva Delhi. Hanumanthappa ha observado la presencia tanto de la leche normal como la que tiene tuberculosis bovina en la India. Sin embargo, dice que aquí la ingestión no es la principal preocupación.

“La práctica de hervir la leche ha sido una de las mayores garantías que hemos tenido en la transmisión”, dice Hanumanthappa. A él en cambio le preocupa la propagación de la enfermedad a través de otros medios.

“[Las bacterias] pueden ser excretadas a través de la materia fecal, orina, tos y estornudos”, explica.

Tuberculosis en la niñez: la epidemia oculta

En la mayoría de países de África, la tuberculosis bovina es endémica, pero los expertos dicen que las inspecciones regulares a la pasteurización de la leche y a la carne de matadero son poco comunes.

“Solíamos ver que sacrificaban a una gran cantidad de ganado con lesiones de tuberculosis en los pulmones de los animales… y los lugareños comen estos productos”, dice Simeon Cadmus, de la Universidad de Ibadan, Nigeria. Su reciente estudio de una muestra de trabajadores de granja en Nigeria encontró que el 6-7% de los comerciantes y carniceros están infectados con algún tipo de TB. ¿Documento?… en los aspectos destacados adjuntos.

A Cadmeus también le preocupa la gente que cría el ganado y que vive muy cerca de sus vacas. “Ellos comen, beben y permanecen toda la vida con su ganado”, dice Cadmeus, quien añade que otros estudios que él llevó a cabo entre rebaños han encontrado un 40% a 60% de bovinos infectados. “Debido a problemas de mala salud de los animales… los pastores también se infectan”, dice.

Infección de todos los animales

A pesar del nombre tuberculosis bovina, las bacterias detrás de la infección infectan a una amplia variedad de animales, incluyendo a ciervos, alces, suricatos y leones, lo cual hace que esos animales sean depósitos de la enfermedad. “Hemos encontrado la tuberculosis bovina en dos docenas de especies de mamíferos en Sudáfrica y supondría que una forma de TB podría encontrarse en todos los mamíferos”, dice Paul Van Helden, director del Centro MRC para la investigación de TB, en Sudáfrica.

“La gente no creyó que se propagaría, pero lo ha hecho”, dice Van Helden. A él le preocupa la falta de revisión rutinaria para esta forma de la enfermedad. Los programas de salud pública siguen realizando exámenes principalmente para detectar Mycobacterium tuberculosis… la forma humana de la enfermedad. “Si no sabemos qué porcentaje existe, no sabemos cómo priorizar”, dice Van Helden.

De los alimentos hacia el aire

La tuberculosis es una enfermedad complicada que tiene la capacidad de infectar no solo los pulmones, sino otras partes del cuerpo… conocido como tuberculosis extrapulmonar. Esta última forma de la enfermedad es común entre las infecciones de tuberculosis bovina y es más difícil de diagnosticar en los seres humanos ya que las pruebas más comunes —que analizan el esputo de una persona— no pueden detectarla.

Dos tercios de los casos de Estados Unidos identificadas en los datos de Scott padecían la forma extrapulmonar de la TB, la cual no puede ser transmitida por la tos y los estornudos. Sin embargo, los investigadores en el campo ahora están preocupados por el tercio restante; sospechan que la forma pulmonar de la tuberculosis bovina podría propagarse entre los humanos.

El regreso de la ‘plaga blanca’: los temores sobre el aumento de la tuberculosis ‘incurable’

“La pregunta ahora es si [esto] se puede transmitir a través del aire”, dice Scott. Si es así, las medidas de control tendrán que ser cambiadas.

La Organización Mundial de la Salud implementó su estrategia “Fin de la TB” en el 2015, estableciendo un objetivo de eliminar la tuberculosis en el 2035… dentro de apenas 20 años. Aunque solo un pequeño porcentaje de personas con TB están infectadas con la forma bovina, los investigadores dicen que debe tomarse en cuenta si se quiere erradicar la tuberculosis.

“Una vez que tengamos la transmisión a través de la vía pulmonar, estas personas viajarán y el bicho se propagará”, dice Cadmeus. “Por esa razón es que debemos hacer algo ahora”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR