Low angle view of two business executives shaking hands --- Image by © Royalty-Free/Corbis
Dado que hoy en día estamos en un mundo que nos “bombardea” de información de forma constante, estar concentrado y tener una buena memoria puede ser algo complicado. Y esto suele ser común cuando se trata de los nombres de las personas.

Día a día todas las personas se enfrentan con distintas situaciones que implican hacer que sumemoria funcione al 100% para que pueda poner en práctica los conocimientos adquiridos en su formación académica, así como para traer a colación algo útil que aprendió durante una conversación informal o simplemente para empezar a “archivar” nuevos datos o conocimientos.

Pero uno de los factores fundamentales cuando usted está creciendo en su carrera profesional es poder recordar el nombre de las personas con las que va a trabajar o hacer algún tipo de negocios. ¿Le ha sucedido que recién le presentan a alguien, le da la mano, lo saluda y luego de un intercambio de palabras ha olvidado por completo el nombre de la persona?

El tema es que todas las prácticas tecnológicas de hoy en día hacen que usted haya dejado de utilizar su memoria tanto como antes. Por ejemplo, si le preguntan cuántos números de celular hoy en día usted se sabe de memoria, quizás alcance entre 3 o 4, cuando hace unos 10 años debía recordar más de 10 números; porque sabe que hoy esa información la tiene en su celular o en su correo electrónico.

Y es que de acuerdo con un estudio publicado por el Huffington Post, los jóvenes hoy en día tienen una mayor tendencia a olvidar más las cosas (como por ejemplo, la fecha del día o dónde dejaron las llaves) que las generaciones de más de 55 años. Entre las causas –señala el estudio- también está el estrés que soporta hoy en día esta generación y el hecho de ser multitarea, es decir, realizar varias cosas al mismo tiempo.

Pero regresando al tema, existen algunos trucos para sobrepasar esta situación de forma disimulada y no quedar como un “desmemoriado” o grosero frente a una persona que recién acaba de conocer y con la que muy seguramente necesitará seguir tratando en el futuro. Estos son los consejos de Business Insider y algunos participantes de la red social Quora:

1. Pídales escribir su número telefónico en su celular: Esta puede ser considerada como la mejor forma de lograrlo y no pasar por la vergüenza, ya que pondrán su nombre y sus apellidos. Además, mostrará un interés de su parte para mantenerse en contacto con esta persona.

2. Antes de hacer la siguiente pregunta, procure hacer un chiste previo para sonar más amigable. Luego diga “Disculpe, me recuerda su nombre?” La persona le responderá. Y para que usted no quede como un “desmemoriado”, diga enseguida, “ah! Pero me refería a su apellido”. Con eso, saldrá bien librado.

3. Pregunte el correo electrónico: ya que la mayoría de ellos suelen tener el nombre y el apellido y, a la vez, le permitirá mantener una conexión. En este momento probablemente también le pidan el suyo, entonces, será útil intercambiar de tal forma que usted escriba el suyo y la otra persona el propio, con los demás datos correspondientes.

4. Un truco para recordar el nombre de la persona es que una vez se presenten, usted diga “mucho gusto ____” repitiendo nuevamente el nombre de la persona, lo que hace que su memoria le dé prioridad a lo que escuchó y a lo que usted repitió.

5. Involucre a alguien más y preséntele a esa persona un amigo suyo: solo diga “los presento” y así les dejará la tarea para que cada uno pronuncie su propio nombre, con lo que usted tendrá otra oportunidad para conocer el de la nueva persona.

6. Inmediatamente la persona diga su nombre, procure relacionarlo con el de otro conocido, para que haga la asimilación de forma inmediata y pueda tener más facilidad de recordarlo.

7. Intercambie tarjetas de presentación: aunque es un truco que puede resultar un poco riesgoso, ya que no siempre todas las personas cuentan con una para que puedan dársela. Y si ese es el caso, pida que escriban sus datos en su agenda. Resultará una salida fácil.

8. Repita el nombre de la persona varias veces durante la conversación, así suene un poco repetitivo, la persona se dará cuenta que hay un interés particular de su parte para conocerlo.
9. El último recurso es que una vez termine la conversación con la persona, se dirija donde una persona en común para que le recuerde el nombre de la persona

10. Sea sincero. No hay problema en decir a la otra persona que no recuerda su nombre, pero sea muy decente y cordial, quizás echándole la culpa a su mala memoria

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR