inteligente

Existen diferentes métodos respaldados por la ciencia, que de manera eficiente contribuyen a convencer a los demás de nuestras habilidades y competencias.

Una página asociada al diario británico ‘The Independent’ realizó una recopilación de seis trucos que te permitirán parecer más inteligente de lo que ya eres.

1. No sostengas una cerveza mientras hablas

no-sostengas-una-cerveza-mientras-hablasAquellas personas que sostienen en sus manos una bebida alcohólica mientras conversan se perciben como menos inteligentes que los que no lo hacen, según indica un estudio de las Universidades de Pensilvania y Míchigan, en Estados Unidos.

En una de las pruebas, varios gerentes luego de ver las imágenes y leer las transcripciones de una hipotética entrevista con cena incluida, percibieron a los aspirantes que pidieron vino en vez de refresco, como menos inteligentes e idóneos para ocupar las vacantes.


2. Llevar gafas

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Viena, las personas que llevan puestas gafas, con o sin montura, se podrán ver menos atractivas, pero se perciben más inteligentes.


3. Hablar expresivamente

“Cuando dos personas pronuncian exactamente las mismas palabras, pero una de ellas habla un poco más rápido y fuerte, menos pausada y con mayor variación en el tono, esta persona será considerada como más enérgica, eficiente e inteligente”, escribe Leonard Mlodinow, en su libro “Subliminal: ¿Cómo tu mente inconsciente regula tu comportamiento.”


4. Caminar al mismo ritmo de los demás

Un estudio de la Universidad de Boston, encontró que si alguien camina más rápido o más lento que las personas a su alrededor, se puede pensar que es menos inteligente. Y por el contrario, aquellas que se desplazan a la misma velocidad que los demás, se perciben más inteligentes y competentes.


5. Vestir con elegancia

Los resultados de un estudio elaborado por Hajo Adam y Adam Galinsky, cientificos de la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, señalan que “la ropa que usamos dan forma a las percepciones que los demás tienen sobre nuestras capacidades”.

Además, se encontró que las personas que por su actividad usan batas blancas (como científicos y médicos) obtienen mejores resultados en actividades que requieren mayor concentración.

“La ropa que usamos no solamente influye sobre los demás, sino también sobre nosotros mismos”, concluyen los investigadores.


6. Admitir lo que no sabes

Según el conocido “efecto Dunning-Kruger” presentado en 1999, aquellas personas menos competentes sobrevaloran su capacidad, mientras que los más competentes la subestiman.

Restar importancia a tu capacidad cognitiva te podría favorecer en un trabajo en particular.

Stephen Dubner y Stephen Levitt, autores del libro ‘Freakonomics’, dicen que “admitir cuando no se sabe algo puede hacerte parecer más competente, siempre y cuando manifiestes el compromiso de averiguarlo”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR