El hijo de 19 años de Gracie Riesgo, Alex, está en el segundo año de la universidad, pero ella no espera que vaya a casa a lavar la ropa.

Alex está estudiando en Madrid, a 9.600 kilómetros –y un vuelo trasatlántico- de sus padres en California, Estados Unidos.

“Tiene el alma de viajero y siempre está viendo oportunidades para viajar”; así es como Riesgo explica el deseo de su hijo de estudiar en España.

“Al principio dijimos que no. Pensábamos que iba a ser muy difícil para él, pues nunca antes había vivido solo”, agrega.

“Pero ha sido una buena experiencia para todos. Mi hijo ha madurado realmente”.

Globalmente, unos 4,3 millones de estudiantes están cursando su carrera universitaria en un país que no es el suyo, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés).

Los países con la tasa más alta de estudiantes internacionales son Australia, Reino Unido, Suiza, Nueva Zelandia y Austria, en orden descendiente, y más de la mitad de los estudiantes extranjeros son asiáticos.

Casi 4,3 millos de estudiantes van a la universidad en otro país.

“Todo estudiante que quiera triunfar en la economía global debería estudiar afuera”, aconseja Daniel Obst, segundo vicepresidente de la Sociedad Internacional en Educación Superior para el Instituto de Educación Internacional (IIE).

“Los empleadores buscan graduados capaces de trabajar en equipos multinacionales, que hablen distintos idiomas, que puedan trabajar fácilmente en distintas zonas horario y que tengan la flexibilidad y capacidad de adaptación que aprendes cuando vives en el exterior”, agrega.

Si tu hijo universitario está considerando pasarse una temporada estudiando en otro país, o hacer toda la carrera allí, esto es lo que deberías saber.

Resolución y tiempo

Lo primero a considerar es si tu hijo es suficientemente autosuficiente como para manejarse a sí mismo fuera de casa –quizás miles de kilómetros lejos de su familia y amigos, en un lugar donde los locales hablen un idioma completamente distinto.

Ayuda que tenga habilidad para los idiomas, pero es una necesidad que tenga capacidad para resolver problemas.

¿Cuánto tiempo necesitas preparar todo? Debido a que cada país tiene requerimientos y tiempos distintos para aplicar, tanto tu hijo como tú deberían empezar a informarse en cuanto se asoma el interés de estudiar afuera, particularmente si tu hijo piensa aplicar para algún programa de becas o si necesita visa para ese país.

Haz esto ahora

Empieza a averiguar. Existe una gran variedad de programas de estudio en todo el mundo con distintos diplomas, dificultad y duración.

Los países con los porcentajes más altos de estudiantes internacionales incluyen Australia, Reino Unido, Suiza, Nueva Zelanda y Austria.

Algunos programas imparten las clases en inglés, algunos permiten que obtengas el diploma de dos institutos al mismo tiempo.

En algunos sitios la educación es estricta, en otros no tanto.

“Creo que muchos de los programas en el exterior son bastante fáciles, por lo que debes preguntarte si realmente esto será una buena experiencia educacional”, comenta Lynn O’Shaughnessy, experta de universidades estadounidenses, autora de The College Solution (La solución universitaria) y cuyos hijos estudiaron en otro país.

“Realmente necesitas entender el tipo qué tipo de programa es”.

Sitios en Internet como IIEpassport.org, IESabroad.org y StudyAbroad.com son unos buenos puntos de partida para averiguar.

Averigua se hay transferencia de créditos. Si tu hijo universitario no va a hacer toda la carrera en el exterior, sino solo un semestre o año, asegúrate que las clases cuenten para la universidad local.

“Tienes que asegurarte de que puedes obtener esos créditos que te ganaste”, señala Obst.

Calcula tus costos

Ten en cuesta de que podría costar más. Si estás estudiando en el extranjero, es posible que tengas que pagar matrículas y cuotas, además de una cuota extra para el programa de estudiantes foráneos.

El factor idioma es uno de los más importantes a tomar en cuenta.

Y también está el costo de vida.

“Lo que la gente tiene que pensar es en cuán caro es estar en otro país”, recuerda O’Shaughnessy.

“Mi hija estaba en Barcelona y el cambio de moneda no era bueno para los estadounidenses, así que todo era extremadamente caro”.

Pero podría costar menos. Es el caso para algunos países como Estados Unidos, donde hay una tendencia creciente a estudiar fuera, como observa Obst.

“La mayoría va a Europa. Una de las razones es que en muchos lugares la matrícula es más baja (que en EE.UU.) y muchos de esos programas se ofrecen en Inglés”, agrega.

“No tienes que ir a Alemania y hablar perfecto alemán para inscribirte en la universidad”.

En algunos lugares, la estructura del programa podría hacerlo relativamente más económico que en otros lugares.

En el Reino Unido, por ejemplo, con frecuencia puedes completar un máster en un año, en vez de los típicos dos años.

 

En la Universidad de Cambridge puedes obtener un máster en administración de empresas a tiempo completo en 12 meses por unos US$69.460.

Ese mismo máster en la universidad de Harvard, EE.UU. costaría casi el doble -US$68.880 por año durante dos años- más el año extra en el que no podrías trabajar para tener ingresos.

“Esto hace que de alguna forma el Reino Unido sea un destino atractivo”, comenta Jacqui Jenkins, jefe asesora para el compromiso educativo del British Council.

Obviamente, el costo de vida dependerá de la universidad a la que vayas; por ejemplo, Londres será más caro que Manchester.

Ten en cuenta los extra

Revisa tu póliza de seguros. Si tu hijo universitario todavía está en tu póliza, asegúrate que lo cubrirá el tiempo que esté en otro país, y preferiblemente también para casos que no sean de emergencia.

Si se trata de un programa de la universidad local para que estudien afuera una temporada, lo más probable es que cuenten con un plan de seguros que puedes comprar en la universidad y que lo cubrirá en el exterior.

También hay empresas que venden pólizas precisamente para este tipo de cosas.

Busca maneras de aprovechar la tecnología para mantener el contacto.

Asegúrate que tu hijo lo puede manejar. La universidad es un gran cambio. Una universidad en otro país, lejos de casa, es un salto todavía más grande.

“Hay muchos estudiantes inmaduros”, advierte O’Shaughnessy. “Creo que hay demasiados estudiantes que ven esto como una gran vacación”.

Recuerda que siempre surgen problemas, y resolverlos cuando están a miles de kilómetros de distancia de casa puede ser difícil.

Haz esto después

Aprovéchate de la tecnología. Ahora estudiar en el exterior es muy distinto a como era hace 20 años, pues es mucho más fácil estar en contacto.

“Nosotros hablábamos con nuestra hija muchas veces por Skype”, recuerda O’Shaughnessy. “Poníamos el portátil en la mesa y hablábamos con ella como si estuviera comiendo con nosotros”.

Hazlo de forma más inteligente: anímalos a dar el salto. Aunque ahora es más fácil que nunca hablar con tu hijo, incluso cuando está viviendo en otro continente, empújalo a que deje el computador para que se involucre en la vida local.

“Los estudiantes deben tratar, y realmente adaptarse e integrarse en la cultura local en vez de pasar mucho tiempo hablando con sus amigos de casa”, aconseja Obst.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR