Sin importar cuánto tiempo o experiencia lleve ejerciendo su cargo actual, siempre se puede llegar a un punto en el que siente que ya no hay nada nuevo que aprender o no hay más espacios para crecer profesionalmente. ¿Cómo reconocer si ya está en esa etapa?

Muchas veces la zona de confort es muy agradable y estable, pero las personas que permanecen allí no se dan cuenta de las graves consecuencias que pueden cometer en su carrera profesional. Puede que tenga un salario que cubra sus necesidades, un buen ambiente laboral y una empresa que sea “un buen patrón”, pero con el paso del tiempo si usted no se actualiza profesionalmente y no busca nuevos retos, puede sepultar por completo su carrera.

Incluso, muchas veces este tipo de situaciones pueden darse cuando usted llega al que considera el “trabajo de sus sueños” pero que, con el paso del tiempo se da cuenta que no es lo que esperaba o que las condiciones y características son muy estáticas y poco innovadoras, o que no presentan nuevos retos de aprendizaje.

Y aunque la estabilidad es lo que buscan la mayoría de personas cuando ingresan al mundo laboral o, específicamente, a una empresa; los cambios son los mejores estimulantes para hacer que surjan nuevas habilidades y talentos, así que podría valer la pena vivir esa etapa de ansiedad.

¿Cómo saber?

Cada persona puede vivir su realidad profesional de una forma distinta, ya que cada quien establece sus prioridades según sus intereses, personalidades y estilos de vida. Pero hay factores que pueden ser comunes y que, según LearnVest y Forbes, puden identificarse cuando algo de esto sucede:

• Su actitud: es una de las condiciones más básicas que le indican si está estancado o no. Entre ellas, se destacan: nunca hay un cambio en su rutina laboral, sus habilidades no se aprovechan al máximo, no tiene interés en conocer sus metas, no hay planes de ascenso dentro de la empresa, hay un trato injusto (otros tienen oportunidades y usted no), sus opiniones no son tenidas en cuenta, no hay cambios en cargo, salario o responsabilidades o si siente que sus propuestas no son bienvenidas o tenidas en cuenta.

• Permanecer por permanecer: aunque hayan cosas que “lo estén matando” o que tenga un jefe insoportable. La verdadera pregunta que se tiene que hacer, en su trabajo, es ¿sigue aprendiendo algo nuevo a diario? Porque si tiene esa constante percepción de que está funcionando en modo “piloto automático”, puede que no sea lo más coherente con su deseo de crecer.

• Realmente es importante para usted: sentirse cómodo no tiene nada de malo pero para crecer es necesario dejar esa comodidad y empezar a moverse en el mundo laboral. Es por eso que debe empezar a preguntarse que, dentro de su vida profesional, cuáles son las cosas que deben tener un mayor grado de importancia, ya sea porque es de quienes ama hacer papeleo todos los días o porque valora los beneficios extra que dan las empresas.

Una vez hace este examen de conciencia, debe evaluar las condiciones en las que está para obtener una respuesta sobre si está estancado o no. Sencillamente cierre sus ojos, proyéctese en 10 años, ¿qué ve? ¿cómo lo ve? Y luego, ¿su trabajo actual lo llevará a eso?

• Investigue el mercado: a veces las personas se sienten simplemente cómodas porque no ven oportunidades y porque saben que “la cosa está complicada”. Pero las oportunidades siempre existen para aquellos que las buscan y, muy seguramente, llegará el caso en que pueda encontrar esa opción que se acomoda más a sus intereses. Al fin y al cabo, ¿qué puede perder?

• El costo de salirse: claro, toda decisión trae sus riesgos y sus consecuencias, pero muchas personas creen que es más lo que podrían perder, que lo que podrían ganar, a la hora de salirse de su zona de confort. Todo se resume en una sola cosa: puede que usted necesite ser más ambicioso, asumir que no le importa crecer profesionalmente y que carece de motivación. Si bien el dinero ayuda bastante, no puede ser todo a la hora de querer ser feliz ejerciendo su profesión.

¿Qué hacer?

Con la anterior evaluación, si se da cuenta que realmente está estancado en su trabajo y en su carrera, lo primero a hacer es responderse:

• ¿Qué lo detiene de cambiar?
• ¿Qué es lo peor que puede pasar si cambia?
• ¿Por qué aún no ha mirado otras opciones?
• ¿Qué necesita para hacer o crear ese cambio?

Luego de esto considere que existen varias opciones que pueden hacer que el cambio realmente valga la pena. Y para cambiar, lo único que debe hacer es ingresar a las distintas fuentes de búsqueda de empleo, empezando, principalmente por sus colegas o contactos ya que, dado que lo conocen, pueden ayudarlo a encontrar ofertas que se adecúen a su perfil.

Pero no se limite solamente a las páginas de bolsas de trabajo, sino que amplíe sus fronteras revisando en redes sociales como LinkedIn o Facebook. Incluso, considere una empresa particular en la que le gustaría trabajar y busque la forma de ingresar, muchas de ellas tienen en sus páginas web un enlace para verificar las ofertas laborales.

 

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR