Todos los padres estamos convencidos de que la vida sería mucho más sencilla si los hijos vinieran con un manual de instrucciones. Los amamos tanto que muchas veces no sabemos cómo reprenderlos para que aprendan la lección sin lastimar su autoestima.

Aunque cada niño es diferente, existen varias formas generales de reprenderlos para que entiendan y crezcan de la experiencia.
Este artículo te proporcionará 5 formas muy eficaces de comunicación que conducen al cumplimiento de las reglas y a fortalecer la autoestima de tus hijos.

Dale a tus hijos mensajes claros y concisos: Los investigadores han demostrado que a corto plazo el cerebro humano tan sólo puede mantener en la memoria dos ideas a la vez. Esto equivale a alrededor de 30 segundos de un minuto.

Se consistente y congruente entre lo que dices y haces: Una vez que le des las instrucciones a tu hijo dale dos oportunidades para seguirlas, lo cual equivale a dos advertencias. Asegúrate de que el niño sea consciente de las consecuencias si no obedece tus instrucciones y al tercer llamado de atención provee las consecuencias que prometiste mirándole a los ojos de forma calmada y firme.

Enséñale a tus hijos a ponerse en el lugar de los demás o a ser empáticos:Los niños desarrollan la empatía a medida que van creciendo y madurando. Esto se aprende a través del ejemplo que sus padres les demuestran en situaciones difíciles. No esperes a que tu hijo sepa naturalmente lo duro que trabajas y lo mucho que haces por él.

De forma respetuosa y sin avergonzarlo o hacerlo sentir culpable explícale que necesitas su consideración y recuérdale la manera de ayudarte dependiendo de su edad.

Escucha a tus hijos: La mejor manera de demostrarle a tus hijos que son importantes es dedicándoles tiempo y atención. Al modelar este comportamiento ellos aprenderán el respeto que merecen las interacciones sociales y se sentirán más comprometidos para obedecer y complacerte, ya que sabrán que deseas lo mejor para ellos.

Guía para padres: Cómo reprender a los hijos sin maltratarlos

Ofrécele a tus hijos tu amor incondicional: En su necesidad por mantener el control sobre sus hijos, algunos padres los manipulan con el amor diciéndoles algo como: “Si te portas bien te voy a querer más” o “así no te quiero”.

El amor debe ser incondicional y no negociable. Como padre tienes derecho a enojarte y a desesperarte pero aprovecha estas oportunidades para demostrarles a tus hijos tu amor incondicional. Háblales acerca del control emocional y piensa antes de hablar y actuar.

Dependiendo de tus palabras y de tu reacción tu hijo también se posicionará y actuará.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR