Los orígenes de la epidemia del sida se remontan a la década de los 1920 en la ciudad de Kinshasa, la capital actual de la República Democrática del Congo.

Según un estudio realizado por un equipo de científicos internacionales, en esa época se produjo la “tormenta perfecta” para la propagación de la enfermedad: rápido aumento poblacional, prostitución y el desarrollo del ferrocarril.

El uso del sistema de trenes en el país, impulsado por Bélgica, facilitó el paso de un millón de personas por la ciudad, lo que hizo que el virus llegara a otras regiones.

Otro elemento que probablemente contribuyó a la propagación fue el uso de agujas sin esterilizar en los hospitales.

Para determinar el origen de la pandemia se recurrió a innovadoras técnicas de arqueología viral, según se explica en el estudio publicado en la revista Science.

Se analizaron muestras de VIH preservadas que permitieron rastrear el código genético del virus y que arrojaron evidencia que apunta a Kinshasa.

Descubriendo las raíces

Según expertos en el área, la investigación ofrece datos fascinantes acerca de cómo comenzó la pandemia.

El VIH, que ha infectado a casi 75 millones de personas, captó la atención internacional en la década de los 80.

VIH

En África, sin embargo, la enfermedad tenía un largo historial. Pero el lugar de inicio de la pandemia siempre ha sido fuente de debate.

Un grupo de científicos de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, y de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, se propuso reconstruir el “árbol genealógico” del VIH para descubrir cómo comenzó todo.

Los investigadores analizaron las mutaciones del código genético del virus.

“Se pueden ver las huellas de la historia en los genomas actuales porque los cambios quedan registrados con marcas de mutación que no pueden erradicarse”, le dijo a la BBC el profesor Oliver Pybus, de la Universidad de Oxford.

Al leer las marcas generadas por esa modificación, los especialistas reconstruyeron el “árbol familiar” y llegaron a sus orígenes.

Mutación animal-humano

El VIH es una versión de un virus que afecta a los chimpancés, el virus de inmunodeficiencia en simios, que probablemente pasó de una especie a otra con el contacto de sangre infectada al manipular la carne de animales salvajes.

El virus cruzó entre las especies en múltiples ocasiones. Uno de esos episodios generó el VIH-1 subgrupo O que afecta a decenas de miles en Camerún.

Chimpancé

Sin embargo, una sola de estas transmisiones entre especies, con el VIH-1 subgrupo M, fue la que infectó a millones de personas alrededor del mundo.

La respuesta a la pregunta de porqué ocurrió esto se encuentra en la era de las películas en blanco y negro y el fin de los imperios europeos.

Comercio sexual

En la década de los 1920, Kinshasa era parte del Congo Belga. De hecho, hasta 1966, el nombre de la ciudad fue Leopoldville. Se le bautizó así en honor a Leopoldo II, el rey belga que convirtió al territorio de la actual República Democrática del Congo en su colonia.

“Era un área de rápido crecimiento. Documentos médicos de la época revelan que existía una alta incidencia de diversas enfermedades de transmisión sexual”, señala Pybus, quien participó en el estudio.

Gran cantidad de obreros llegaron a la ciudad alterando el balance de géneros, hasta llegar al punto en el que la población masculina duplicaba a la femenina.

Eventualmente, esa situación generó un gran comercio sexual.

Trenes
InyecciónEl uso de agujas sin esterilizar pudo haber contribuido a esparcir el virus.

Además, otros aspectos relacionados con la infraestructura del lugar contribuyeron a la propagación del virus.

Entre ellos, estaba el uso de agujas sin esterilizar en los hospitales, y la red de transporte que permitió que la gente se moviera de un lugar a otro en el extenso territorio del país, indicó el profesor de Oxford.

Alrededor de un millón de personas estaban utilizando los trenes de Kinshasa para finales de la década de los 1940.

Así, el virus llegó a la provincia minera de Katanga y a la vecina Brazzaville, la capital de la República del Congo.

Demasiado tarde…

Las condiciones catalogadas como la “tormenta perfecta” sólo duraron un par de décadas. Pero para el momento en el que finalizaron, el virus ya había llegado a otras partes del mundo.

El profesor Jonathan Ball, de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, le dijo a la BBC que la investigación ofrece información detallada de las fases iniciales de la pandemia causada por el VIH-1.

“Es probable que hayan sido los sospechosos habituales los que contribuyeron a la difusión del virus entre los humanos: los viajes, el aumento poblacional, prácticas poco higiénicas en el área de la salud y prostitución”, indica Ball.

“Pero el aspecto más contencioso –añade- es que la propagación de los virus del grupo M tuvo más que ver con que las condiciones adecuadas para que se esparciera que con el hecho de que se adaptaron mejor para sobrevivir en los seres humanos”.

Y agrega: “Estoy seguro de que esta sugerencia generará un interesante debate en torno al tema”.

Por su parte, Andrew Freedman, profesor en el área de enfermedades infecciosas de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, evalúa el estudio como interesante.

“Demuestra de forma refinada cómo el VIH se propagó en la región del Congo mucho antes de que la epidemia del sida se reconociera en la década de los 1980”.

“Se sabía que el VIH en humanos comenzó tras la transmisión entre especies de un virus originario de los chimpancés en África, pero esta investigación ofrece detalles específicos sobre Kinshasa como punto de partida. Fue fascinante leerlo”, concluye Freedman.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR