La guerra del Golfo Pérsico, la “madre de todas las batallas” con nombre en código “Operación Tormenta del Desierto”, dividió a los árabes y no tuvo otro origen que el descontento de la ONU hacia la invasión y anexión iraquí en el estado de Kuwait.

La guerra, que empezó el 2 de agosto de 1990, finalizaría el 28 de febrero de 1991, momento en el que Irak decide rendirse y aceptar las condiciones impuestas por las Naciones Unidas, que implicaban un severo embargo que produjo trastornos sociales y económicos sin precedentes en el país. En la ciudad de Safwan, sede de la base de la Fuerza Aérea Iraquí, tuvo lugar la firma del acuerdo sobre un alto el fuego. Era el día 3 de marzo de 1991. El fin de la guerra.

La Guerra del Golfo acabó, eso sí, dejando tras de sí un Kuwait destruido, con pozos de petróleo ardiendo, con una huella de entre 25.000 y 30.000 muertos por parte de los iraquíes y la pérdida de casi 400 soldados y 1.000 heridos por parte de la fuerza de coalición internacional autorizada por Naciones Unidas y liderada por Estados Unidos.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR