¿Te acuerdas de qué profesión querías tener cuando eras pequeño? ¿Astronauta, bailarina, bombero? Pero, en cambio, ¿decidiste ser contador, abogado o banquero?

¿Lo volverías a hacer?

La buena noticia es que, según una encuesta global realizada por la red social profesional Linkedin, casi un tercio de los trabajadores a nivel mundial dicen tener el trabajo soñado de infancia, o que trabajan en algo relacionado.

Pero algunos de estos trabajos soñados pagan tan poco que no se puede subsistir solo con ellos.

Si quieres seguir lo que te dice tu corazón, pero el sueldo no promete mucho, esto es lo que deberías considerar.

  • Te tiene que apasionar lo que haces, realmente, y tienes que estar dispuesto a sacrificar algunas comodidades, o incluso la seguridad financiera general
  • Elabora un presupuesto con cuánto necesitas para vivir al mes, y realiza un plan en consecuencia
  • Si necesitas utilizar parte de tus ahorros, tendrás que empezar a guardar dinero con antelación

“Si hay una forma, antes de comenzar, de tener un cojín de entre tres y seis meses para cubrir los gastos básicos, esto sería bueno”, dice Kathryn Hauer, planificador financiero con la empresa Wilson David Investments, en Estados Unidos.

Unas monedas y una plantita

“Es importante ir con los ojos abiertos y ser realista con respecto a los objetivos financieros del puesto”, dice Brett Evans, director ejecutivo de Atlas Wealth Management, en Australia.

“¿Permite el puesto progresar profesionalmente, y de ser así, cuáles son los pronósticos salariales? Hay muchos puestos en los que se cobra un salario mínimo al principio, pero si consigues mantenerte, representan tanto un avance en la carrera como financieramente”.

Hazlo ahora

No entres en pánico. Es fácil sentirse superado por todos los “debería” cuando te cuesta llegar a fin de mes, pero no tienes por qué sentirte así. “Siempre le digo a la gente que la apuesta es que vivamos 80 años”, dice Hauer.

“Muchos de nosotros vamos a trabajar bien superados los 60, así que tendrás mucho más tiempo para ganar dinero del que se tenía hace 30 o 40 años”.

En otras palabras, está bien si no estás ahorrando el 10% del salario al año para la jubilación… de momento.

Pero ahorra un poco. Es bueno tener el hábito de ahorrar, incluso si solo son US$20 a la semana. “Puedes tener un año flaco como emprendedor o músico, pero aun así estás a años luz de quien no ahorra nada, porque los hábitos son muy importantes”, dice Hauer.

Manténte libre de deudas. Esto es más fácil decirlo que hacerlo cuando vives con poco, pero intenta evitar las tarjetas de crédito para cubrir la diferencia entre tu salario y tus gastos.

“Esto es muy importante, porque no tendrás el flujo de efectivo necesario para repagar la deuda”, dice Evans.

Dos mujeres en un restaurante

Acepta la ayuda. Si hay gente en tu vida que se ofrece a ayudarte, piensa en aceptarlo. “Muchas veces hay padres, o tíos o amigos, que no te quieren dar dinero pero que quieren invitarte a comer o darte sus viejos y caros trajes de negocios”, dice Hauer. “Será una comida que no tienes que comprar y esos US$20 irán a tu cuenta de ahorros”.

Dicho esto, intenta no depender de un padre o de tu pareja en el largo plazo.”He visto gente rescatada por alguien que los puede mantener para que ellos se dediquen a su vocación a tiempo completo, y de repente llegan a los 50 y su matrimonio se rompe”, dice Lee. “Es una situación muy complicada”.

Reduce tus gastos. Cuanto menos sean tus gastos fijos, menos dinero tendrás que ganar para cubrirlos. ¿Puedes vivir en una casa más barata, empezar a compartir departamento, deshacerte de tu auto o de la televisión por cable?

Gana dinero al margen. Si ya has revisado tu estilo de vida, entonces ahora necesitas aumentar tus ingresos.

“Hoy en día esto es mucho más fácil”, dice Lee. “Puedes convertirte en conductor de Uber”, afirma.

Hacer trabajo como freelance o a tiempo parcial puede complementar tu estilo de vida hasta que las cosas mejoren o hasta que empieces a ganar más.

Mantén tu empleo ordinario. Puede ser que para alcanzar tu trabajo soñado tengas que trabajar en algo durante el día en lo que ganas más dinero, y hacer tu trabajo ideal al margen si es algo flexible.

“Mi consejo es que elijas una profesión que sostenga tu estilo de vida y luego dediques tu tiempo libre a perseguir tu sueño, algo que puede llevar finalmente a un cambio profesional, o que puede sostenerte a ti y a tu familia”, dice Charles Sachs, socio financiero en la firma Private Wealth Counsel, de Estados Unidos.

Hazlo más tarde

Ponte un calendario. Con suerte no estás pensando en trabajar toda la vida con un salario que no te llega.

Una persona mirando su agenda

Quizás es algo de duración determinada, como un trabajo de voluntario en el extranjero, o estás abajo en la escalera laboral y pronto vas a tener un sueldo mejor.

Si no hay un final a la vista, toma la decisión de por cuánto tiempo vas a mantenerte antes de cambiar a otra cosa.

Hazlo de forma inteligente

Date cuenta de que tus prioridades pueden cambiar. Vivir con un compañero de departamento y comer arroz y frijoles puede estar bien por ahora, pero probablemente no para siempre.

“Veo que para la mayoría de la gente, esto ocurre cuando hay un cambio fundamental en su vida”, dice Hauer. “Tienen un hijo y se dan cuenta de que ese estilo de vida puede estar bien pero ahora, con un hijo, no quieren vivir así”. Esto cambia las prioridades.

“Piensan ‘bueno, yo quería cambiar el mundo, y ahora solo voy a poder hacerlo por afición, tengo que dedicarme a algo que me da un salario”, dice Hauer.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR