Parece poco probable que una mortal zona de conflicto que ha visto a más de cuatro millones de sus propios ciudadanos huir del país, aparezca en la lista de deseos de viajes de cualquier persona para 2016, pero la agencia de viajes rusa Megapolis piensa lo contrario.

A partir del próximo año, esperan vender lo que han llamado Tours de Asad: viajes de cuatro a cinco días a la línea del frente de las hostilidades en Siria.

Las expediciones, las cuales reciben el nombre del presidente sirio Bachar al Asad, un viejo aliado ruso, tendrían un costo de 1.500 dólares. Eso incluye vuelos, alojamiento, alimentación y los servicios del guía, pero no incluye seguro.

Atractivo ‘nicho’

Anatoly Aronov, presidente de First Patent Company, ayudó a presentar la solicitud de autorización de Megapolis con Moscú.

“Las personas tienen curiosidad por ver la historia que se desarrolla frente a ellos”, le dijo al diario Daily Mail.

“Estaremos a un kilómetro de distancia del frente en la parte más cercana. Pero no nos acercaremos más. Es seguro. Por ningún motivo le daremos armas a los turistas”.

Si bien admite que el atractivo es “nicho”, Aronov comentó con el diario ruso Noyava Gazeta las distintas ventajas que ve en el hecho de que los rusos viajen a Siria ahora mismo.

Dijo que hay una gran cantidad de sirios que han estudiado en universidades rusas y por lo tanto hablan el idioma, es decir que los turistas no tienen qué preocuparse por tener intérpretes.

Aranov también afirma que los sirios están acostumbrados a los rusos debido al aparente despliegue de tropas rusas en el país devastado por la guerra civil.

Dijo que muchos sirios tienen una necesidad tan apremiante de efectivo que podrían felizmente ofrecer opciones de alojamiento a los visitantes.

En contra de la ley rusa

Algunos reportes indican que Megapolis ya está conversando con hoteles y servicios de transporte en Siria.

Sin embargo, la Agencia Federal de Turismo de Rusia (Rosturizm), aseguró a la agencia de noticias rusa Interfax que aún no había recibido la solicitud de la compañía.

Izo Arakhamiya, jefe de su departamento jurídico, dijo lo siguiente: “No hay ningún Tour de Asad en el registro y no han presentado una solicitud. Por lo tanto no están autorizados para vender esos viajes”.

Interfax también habló con Irina Tyrurina, portavoz del Sindicato de la Industria de Viajes de Rusia, quien señaló que enviar turistas a las zonas de conflicto va en contra de la legislación rusa, porque la compañía no puede garantizar la seguridad de los viajeros.

‘Todos los turistas están locos’

El año pasado, el periódico ruso Izvestia informó sobre los planes de una compañía llamada Megapolis Kurort de realizar viajes similares al este de Ucrania, aunque no se ha confirmado si las dos compañías están relacionadas.

De acuerdo con cálculos de la ONU, la violencia en Siria hasta ahora ha dejado un saldo de más de 250.000 personas muertas y 7,6 millones de desplazados internos.

Aronov predice que los viajes atraerán a hombres entre los 30 y 45 años de edad que son “educados, inteligentes, quizá hombres de negocios o directores comerciales. Ellos tienen curiosidad por tener nuevas emociones, en nuevos ‘sitios de riesgo'”.

Con más franqueza, le dice lo siguiente al Daily Mail: “¿Ustedes preguntan cuántos locos se presentarán? Todos los turistas están locos, ellos pagan dinero por cosas que pueden ver gratis en televisión”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR