Consejos de respiración durante el ejercicio

Una de las causas por las que las personas se suelen cansar muy, muy rápido al entrenar es por una mala respiración. La mayoría de los seres humanos llegamos a una etapa de nuestra vida en la que por “X” o “Y” empezamos a respirar “mal”, esforzando a otros músculos.13

Algunos científicos han comprobado que la causa de fatiga no siempre es causada por el tiempo de duración del ejercicio y el esfuerzo que hacen los músculos, sino por la carga extra que recibe el sistema respiratorio, en su afán de seguir generando una óptima respiración.

Lo primordial que debes aprender es a inhalar por la nariz para que el aire se purifique y se caliente a través de las fosas nasales, asimismo, aprender a exhalar por la boca. Eso es lo básico. Es probable que al principio empieces a inhalar aire tanto por la nariz como por la boca, debido a la falta de oxigenación. Sin embargo, es algo que con el tiempo y la constancia de entrenamiento debería corregirse.

Por otra parte, no basta sólo con aprender a inhalar o a exhalar, sino a redirigir el aire. En la mayoría de los casos al respirar elevan los hombros y la clavícula (respiración clavicular), por lo que entras menos oxígeno al cuerpo. Lo ideal sería aprender a utilizar el diafragma y redirigir el aire hacia él. 14

Aprender a respirar con el diafragma es muy fácil, sólo debes colocar tus manos sobre el estómago y al inhalar aire, este se debe inflar un poco, si eso no sucede puede que estés realizando la respiración clavicular, lo cual debes corregir. Evidentemente, es algo que no aprenderás de la noche a la mañana, pero que debes practicar todos los días para que tu organismo se acostumbre, y de esta forma podrás incrementar tu eficiencia al momento de realizar ejercicios.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR