alimentos altos en sodio

Uno de los consejos de salud más comunes que escuchamos o vemos en los medios es que debemos disminuir el consumo de sal para evitar sufrir de presión sanguínea elevada y de problemas cardiovasculares.

En promedio, llegamos a consumir al día unos nueve gramos de sal, pero la recomendación actual de las autoridades en países como Estados Unidos y Reino Unido es que deberíamos bajarlo a seis, la cantidad que puede contener solo un bocadillo de tocino.

A continuación enumeramos algunas de las principales recomendaciones que hace la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard para reducir el consumo de sal y, en consecuencia, controlar los niveles de sodio en nuestro organismo.

1. Evita los alimentos procesados. Algunos como los congelados y los enlatados están normalmente cargados de sal en exceso.


2. Lee las etiquetas y selecciona los productos con bajo contenido de sodio. Cuando compres alimentos procesados, elije aquellos que indiquen un contenido de sodio menor o igual a las calorías por porción, de acuerdo a las tablas nutricionales.


3. Los alimentos altos en sodio son más comunes de lo que crees: pan blanco, pizzas con embutidos, espaguetis con salsa, queso fundido, perros calientes, salsa de tomate, jamón, arroz y tortillas de harina, solo por nombrar unos cuantos. Procura que estos productos sean una parte muy pequeña y esporádica en tu dieta.


4. Revisa el contenido de sal cuando comas fuera de casa. Por ejemplo, en las comidas rápidas algunos ingredientes pueden superar por porción los 6.000 miligramos de sodio, lo que significa sobrepasar unas cuatro veces el límite diario recomendado. Disminuye el tamaño de tus porciones, comparte tu plato o trata de conseguir alternativas bajas en sodio. Y claro, pídele al camarero que tu plato lo preparen bajo de sal.


5. Colócale un límite el sodio. En vez de consumir tu dosis diaria en bocadillos salados o alimentos demasiado procesados, elije productos como frutos secos, cereales integrales o legumbres, que resultan más beneficiosos para tu salud.


6. Entrena tus papilas gustativas. Según un estudio, las personas disfrutan de la comida baja en sodio, casi tanto como los alimentos comunes. Cambiar o acostumbrar el sentido del gusto para deleitar comidas elaboradas con menos sodio es posible.


Aplicar gradualmente estos cambios en nuestros hábitos alimenticios pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud actual y evitar futuros padecimientos, recuerda que nuestro organismo necesita una dosis diaria de sal, pero no te excedas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR