El descubrimiento de una infidelidad es una experiencia totalmente devastadora. Una infidelidad puede darse desde conversaciones telefónicas, mensajes de texto secretos hasta relaciones extramatrimoniales a largo plazo. Engañar a la pareja y mentir acarrea naturalmente la desconfianza y sospecha de uno de los pares engañados.

Posiblemente, una pareja puede reconstruir la confianza. La rapidez y el grado de recuperación dependen altamente de la pareja que fue infiel. Sin embargo, muchas personas que engañan, no comprometen los sentimientos por los que pasa su pareja y por ende no tienen idea de qué hacer para rescatar la confianza perdida.

Para comenzar, es recomendable dejar de mentir y esforzarse por ser honesto. Luego de traicionar a la pareja, no solo se lastimará, sino que se insultará si se le continúa mintiendo u ocultando información. Se debe tomar el desafío de la honestidad, pues es la única manera de recuperar la integridad.

Cómo continuar la relación después de una infidelidad 1

En ocasiones, es importante contarle a la pareja la historia completa y el motivo por el cuál ocurrió la infidelidad. Una confesión de forma voluntaria es el primer paso para reafirmar la confianza.

Siempre se debe decir la verdad, es posible que la pareja ahora detecte las mentiras adicionales y esto evite el proceso de reconciliación.

Terminar la relación con la tercera persona de manera clara y abierta, permite ofrecer un cierre a este periodo de infidelidad. Además, se recomienda mostrar a la pareja el mensaje de “finalización” o permitir que escuche o vea que en realidad se está cerrando el ciclo con esa persona. Si esto no se hace, es muy posible que queden dudas y al final no se crea que en realidad terminó. Más aún, esto ayuda a comunicarle a tu pareja que es importante para ti, y no un tercero en la relación.

Engañar es una elección 100% personal. Se deben asumir las responsabilidades de los errores ocasionados.

Se debe evitar las falsas excusas como la seducción o la tentación por la otra persona, la confusión o que hacerlo no era la intención. A no ser que haya sido obligado, la pareja sabe que fue una decisión propia.

Responder las preguntas es un buen camino para comenzar a recuperar la confianza. La pareja querrá conocer muchos detalles y hará preguntas que en ocasiones no se querrán responder.

Es imprescindible ser paciente a medida que la pareja recupera la confianza. Quedarse a su lado durante este proceso es importante, pues se requiere la oportunidad de solucionar las cosas, así que como mínimo, se deberá estar disponible sentimentalmente.

Al final, la pareja debe decidir si quiere continuar la relación con quien le fue infiel. Sin importar lo enojado que esté la parte afectada, ha demostrado un gran amor al elegir volver a confiar en esa persona.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR