Muchas personas se preguntan para que tienen pezones los hombres sino pueden alimentar ningún bebe o para que sirven los lóbulos de las orejas. Podrían dárseles respuestas a estas preguntas pero no de manera satisfactoria, y mucho menos científicamente. La ciencia plantea un punto de vista imbatible: Hay partes de nuestro cuerpo que sobran.

El doctor Andrew Rochford aseguró que son rasgos que a nivel evolutivo hemos dejado de necesitar. Este doctor destaca en “The Daily Mail” las partes de nuestro cuerpo humano que ya no poseen alguna utilidad para nuestra salud o nuestra supervivencia, y que podríamos vivir perfectamente sin ellas, pero que aun así las tenemos.

Los pezones masculinos

Posiblemente no sabías esto, pero al comienzo de nuestra gestación en el vientre de nuestras madres todos somos femeninos. Al pasar el tiempo los hombres obtienen el cromosoma “Y”, y luego de eso se desarrollan los genitales masculinos.

Pero los pezones se desarrollan antes, en ese intervalo en que somos femeninos en el vientre de nuestras madres, pero que siguen sin tener ninguna utilidad para los hombres.

El apéndice

El apéndice es el pequeño órgano que se encuentra unido al intestino grueso en la parte derecha de nuestro abdomen, y no lo necesitamos. Algunas conjeturas afirman que este órgano nos ayudaba a digerir materiales vegetales a los humanos en la antigüedad, pero que actualmente no posee ninguna función significativa.

En términos generales, no tiene influencia positiva o negativa en nuestra vida, a menos que suframos una apendicitis, en cuyo caso tendrán que extraérnoslo para que no padezcamos unos terribles dolores.

Los senos paranasales

Los senos nasales son unas cavidades que se encuentran alrededor de nuestras fosas nasales. Algunas personas tienen la creencia de que los senos nasales tienen influencia en nuestro olfato y respiración. Pero otras aseguran que son sólo espacios de aire en nuestra cabeza que nos pueden provocar dolores de cabeza.

Los músculos que mueven las orejas

Todos tenemos estos músculos, solo que no los hemos desarrollado a niveles en donde nos resulten de alguna utilidad. A diferencia de los animales, los cuales necesitan mover sus orejas para percibir mejor los sonidos que hay en el ambiente, lo cual es imprescindible para cazar o huir de algún depredador.

Las amígdalas

Muchos estudios defienden la extracción de las amígdalas a los pequeños bebés, para evitar futuros problemas de salud. El punto es que las amígdalas son útiles hasta los 3 años de edad, y sirven para evitar una invasión bacteriana en las vías respiratorias, pero luego de eso no cumplen ninguna función esencial. De hecho, hasta puede ser perjudicial en el futuro, porque no puede dar alguna infección como la mismísima “amigdalitis”.

Las muelas del juicio

Muchos dentistas optan por extraer las muelas del juicio apenas se asoman, porque su surgimiento, además de destruir la sonrisa, suele ser doloroso. La cuestión es que hoy en día no son necesarias para consumir el tipo de alimentos que actualmente comemos.

El cóccix

Se dice que hace miles de años los humanos teníamos algo así como una cola que nos servía para mantenernos en equilibrio, y que luego de evolucionar de esa cola solo nos queda el cóccix. Hoy en día, esta parte nuestro cuerpo no nos sirve para otra cosa que no sea darnos un dolor intenso al caernos sentados.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR